Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bayona y Lacuesta se imponen en los premios Gaudí de cine

‘A Monster Calls’ acapara ocho estatuillas y tres ‘La propera pell’

Los galardonados en los premios Gaudí. Ampliar foto
Los galardonados en los premios Gaudí.

Isaki Lacuesta y Juan Antonio Bayona, dos directores de cine catalanes coetáneos, ambos nacidos en 1975, fueron los nombres propios de la noche de entrega de los IX premios Gaudí. La mezcla de thriller con dramón familiar de La propera pell, de Lacuesta e Isa Campos, logró el Gaudí a la mejor película catalana. La cinta era una de las favoritas ya de salida y acaparaba hasta 14 nominaciones de los premios que otorga la Academia del Cine Catalán. No fueron 14, se quedaron en tres: además de la mejor película, se llevó el Gaudí al mejor guión y su protagonista femenina, Emma Suárez, —que en la película encarna a una madre atormentada por la desaparición de su hijo y por su repentina vuelta cuando ya es adolescente que encarna Àlex Monner— , fue reconocida con la estatuilla gaudiniana a la mejor intérprete femenina.

Y fue A Monster Calls, —Un monstruo viene a verme— de Bayona la que arrebató varias de las estatuillas a las que estaba nominada La propera pell. La cinta de Bayona recibió el Gaudí a la mejor película en lengua no catalana y otras siete estatuillas. Entre ellas la de mejores efectos visuales, montaje, dirección de producción y artística. La historia del niño que cada noche tiene la pesadilla del monstruo que le visita es de factura doble, española y de Estados Unidos, y se basa en la novela del mismo nombre de Patrick Ness que ha sido el guionista de la producción que se exhibe en salas de Estados Unidos y en algunos países europeos. El “monstruo” de Bayona esta también muy bien situado en los próximos premios Goya. Por contra, algunas de las 32 películas nominadas no superaron el dictamen final de los académicos, como les pasó a Les amigues de l'Agata y Tots els camins de Déu —ambas óperas primas — y El rei Borni y Callback.

El papelón que hace Eduard Fernández al dar vida al ex agente secreto español Francisco Paesa en El hombre de las mil caras le valió el Gaudí al mejor protagonista masculino. Karra Elejalde se llevó el Gaudí de actor secundario en 100 metrosy su compañera de reparto, Alexandra Jiménez, el de actriz secundaria.

El palmarés

Mejor película: La propera pell. Mejor película en lengua no catalana: A Monster Calls. Mejor dirección: Juan Antonio Bayona (A Monster Calls). Mejor guión: Isa Campo, Isaki Lacuesta (La propera pell).Mejor protagonista femenina: Emma Suárez (La propera pell).Mejor protagonista masculino: Eduard Fernández (El hombre de las mil caras).Mejor actriz secundaria: Alexandra Jiménez (100 metros).Mejor actor secundario: Karra Elejalde (100 metros). Mejor documental: Alcaldessa. Mejor cortometraje: Timecode. Mejor película europea: Elle. Mejor película de animación: Ozzy.Mejor película de Televisión: Ebre. Mejor producción: Sandra Hermida (A Monster Calls).Mejor dirección artística: Eugenio Caballero (A Monster Calls).Mejor sonido: Oriol Tarragó, Peter Glossop y Marc Orts (A Monster Calls). Mejor vestuario: Nina Avramovic (La mort de Louis XIV). Mejor música: Sílvia Pérez Cruz (Cerca de tu casa). Mejor efectos visuales: Félix Bergés, Pau Costa, David Martí y Montse Ribé (A Monster Calls). Mejor montaje: Jaume Martí y Bernat Vilaplana (A Monster Calls). Mejor maquillaje: Marion Vissac y Antoine Mancini (La mort de Louis XIV). Mejor fotografía: Oscar Faura (A Monster Calls)

El director Juanjo Giménez pasó anoche de las nominaciones a las realidades y su cortometraje Timecode se llevó el Gaudí de esa categoría. La cinta, que cuenta una peculiar historia de amor entre dos guardias de seguridad de un parking, fue nominada la semana pasada entre los cinco mejores cortos en la carrera para el Oscar en Los Ángeles y también lo está para los premios Goya. Alcaldessa, el resultado del seguimiento de la preparación de la candidatura de Ada Colau a la alcaldía de Barcelona, realizado por Pau Faus y Ventura Durall, se llevó el Gaudí a la mejor película documental.

Todos y cada uno de los 22 premiados —además del Gaudí de honor que este año recayó en el actor Josep Maria Pou— recogieron las estatuillas en la ceremonia de entrega que se realizó en el auditorio del edificio del Fòrum. Una gala qué contó con la presencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la del Parlament, Carme Forcadell, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y la directora de La Academia, Isona Passola, entre otros. Un espectáculo, dirigido por Lluís Danés, y conducido por un Bruno Oro que irrumpió en el escenario —ambientado como un cine antiguo — como salido de una batalla siguiendo la idea del vídeo de la promoción de los Gaudí en los que el cine resurge de las cenizas. Es decir, del largo túnel de la crisis económica y del 21% del IVA. Una gala trufada con pequeños espacios de humor, como el que protagoniza Oro cuando va de piso en piso interrogando sobre el cine catalán y se encuentra con que nadie sabe de qué habla.

Ironía y broma sobre el poco peso del cine catalán en las carteleras que, según la propia Passola, no representa ni el 1%. Fue la directora de la Academia la que lanzó un discurso reivindicativo del cine hecho en catalán: "leemos en catalán, vamos al teatro en catalán ¿Qué nos pasa con el cine en catalán?" La respuesta se la dio ella misma:hace falta recursos económicos, mucho más dinero e implicación de la Generalitat, por un lado, y también de TV3 para impulsar las producciones. La misma línea reivindicativa tuvo el actor Josep María Pou cuando recogió el Guadí de honor: "somos profesionales, no somos aficionados y tenemos que hacer cine en condiciones".

‘Sushi’, ‘selfies’, pajaritas y nervios contenidos

carlos garfella

Actores, directores y políticos desfilaron por los 20 metros de gloria de alfombra roja en el acceso al auditorio del edificio Fòrum. Modelos de Massimo Dutti, Teresa Helbig y Justicia Ruano, entre otras de las firmas. Se vieron pajaritas, pantalones vaqueros y escotes. “Queréis que pose a lo Elsa Pataky?” preguntaba con guasa la actriz Melina Matthew a los fotógrafos.

La mayoría de actores y directores nominados aseguraban no estar nerviosos momentos antes de empezar la gala. Y por como quedaron las bandejas de sushi preparadas parecía que decían la verdad. El único agraciado que desfiló sin ninguna duda fue Josep Maria Pou, Premio Gaudí de Honor: “Dentro de dos horas supongo que tendré la estatuilla en las manos”, exclamó. Aunque no desperdició la oportunidad para lanzar una crítica: “Como actor estoy feliz, pero como ciudadano estoy cabreado: ya está bien de recortes en cultura”, dijo.

Emma Suarez, la gran favorita para llevarse el premio a la mejor actriz con La propera pell, se tomaba una cerveza junto al resto de su equipo momentos antes de desfilar por la alfombra. Otro de los grandes favoritos, el director Juanjo Giménez por su cortometraje Timecode (nominado a los Oscar) se movía como pez como el agua ante los flashes. “¿Nervioso por tu candidatura a la estatuilla dorada?”, le preguntaron. “Que va que va, será muy corto”, bromeó.

Las selfies no podían faltar. El equipo de la azotea sacó el móvil para hacerse una foto invertida con el conglomerado de cámaras y periodistas que flanqueaban a los actores. Isaki Lacuesta, director de La propera pell, aseguró que dedicaría el premio a su madre si la película “ganaba alguna estatuilla”. “Steven Spielberg tiene el récord de nominaciones sin premios, así que si no ganamos querrá decir que vamos bien”, ironizó.