Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno Valenciano reivindica la figura del intelectual Joan Fuster

El museo que lleva su nombre se ha inaugurado en Sueca 25 años después de su muerte

Ampliar foto
Inauguración del Museo Joan Fuster, Sueca.

La inauguración del Museu Joan Fuster este miércoles, ubicado en su casa de Sueca, la misma en la que estallaron dos bombas que pretendían acabar con la vida del escritor, se ha convertido en un homenaje a su figura. Un reconocimiento que llega 25 años después de su muerte. El autor de Nosaltres els valencians, Premi de les Lletres Catalanes, por fin tiene su espacio en la capital de la Ribera Baixa, de donde solo salía un día a la semana, los lunes, para ir a Valencia.

En Sueca, “la ciudad plana, de calles correctas y aspecto un poco anodino”, escribe un irónico Fuster, que a renglón seguido explica: “Para que nadie se lleve a engaño, comenzaré por decir que yo soy natural y vecino de Sueca. La cosa en si no tiene importancia: en algún sitio se ha de nacer y se ha de vivir, y aunque tal vez no da lo mismo que sea uno u otro, tampoco es cuestión de tomarse demasiado en serio el asunto. Por mi parte, no estoy descontento de ser suecano. Sueca es un pueblo pacífico, ancho y desahogado, y esto es una ventaja. Tiene todos los defectos típicos de un pueblo, pero por eso mismo, porque son típicos de su condición de pueblo, no vale la pena preocuparse por ellos”.

Sueca le ha mostrado su agradecimiento rehabilitando la casa de sus padres, la vivienda de tres plantas, donde residió y murió el escritor, en el número 10 de la calle de Sant Josep. El Ayuntamiento, la Generalitat, la Biblioteca de Cataluña y la Cátedra Joan Fuster de la Universitat de València han hecho posible la creación de un espacio que recoge, además, todo el legado bibliográfico de ensayista, más de 25.000 libros, y la gran obra artística que reunió durante su vida, que cuenta con obras de Tàpies, Miró, el Equipo Crónica, Andreu Alfaro, el Equipo Realidad, Antonio Saura y Francisco Lozano, entre otros. El director del museo, Francesc Pérez i Moragón, ha destacado la importancia del legado del escritor suecano, y ha pedido la colaboración de las instituciones para mantenerlo. “Tenemos el propósito de llevar a cabo un programa de actividades que hagan conocer todo este fondo artístico, bibliográfico y documental, que no se puede exhibir en el museo, a disposición de investigadores y de todas las personas que estén interesadas en la obra y figura de Fuster”.

“Lo hizo todo desde esta casa, defendió el pensamiento en grande desde una pequeña población. Fuster no solo era el gran intelectual europeo que vivía aquí. Era una persona comprometida con el País Valenciano”, ha manifestado el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, que ha admirado la lealtad del escritor con Sueca. “Si Fuster hubiera estado en Barcelona, o en otros en espacios más confortables, hubiera tenido más proyección internacional, pero se quedó aquí. Fue el representante de la modernidad del País Valenciano. Sueca le debía un reconocimiento. Todos se lo debíamos”, ha resaltado, tras confesar que conoció Sueca cuando visitó, por primera vez, al escritor en su casa.

Puig ha lamentado que Fuster haya estado “estigmatizado” y ha reivindicado su figura. “Es una parte de la historia que hay que superar. No se trata de santificar a nadie, porque él mismo habría huido de cualquier santificación", ha agregado Puig, “sino de entender su gran aportación a la cultura y al país". El consejero de Cultura, Vicent Marzà, ha sido más crítico y ha acusado al anterior Gobierno, del Partido Popular, de haber bloqueado el proyecto durante dos décadas. “Es un día histórico que permitirá que los estudiantes puedan hacer un viaje en torno a la figura y obra del escritor que hay que redescubrir, sin dogmatismos. Tenemos la obligación de difundir a este gran intelectual y sus aportaciones al conjunto de la intelectualidad europea”, ha apuntado.

El museo expone una selección de las obras de arte, -en total la colección es de 250 piezas- y una muestra del archivo que informa sobre su vida, más de 20.000 cartas, y el método de trabajo del escritor. Los escritos de Fuster que aparecen en monografías suyas y los trabajos editados sobre él, y las revistas que dirigió, además de un mural donde se reproducen las cabeceras en las que colaboró.

Educación ha creado el Aula Didáctica de Cultura Contemporánea para acercar la figura del ensayista valenciano al alumnado, cuyas actividades comenzarán el próximo 14 de febrero. Este curso será un proyecto piloto donde participaran los alumnos de Sueca y el próximo estará abierto a las visitas escolares de todos los centros educativos del territorio.

El primer taller girará en torno al cuento de Joan Fuster, Abans que el sol no creme..., que trata sobre el cultivo del arroz. “Uno de los mensajes más importantes que pueden llevarse los niños y los jóvenes es que, como decía Fuster, no tenemos que hacer de la ignorancia un argumento. Se deber ser crítico, se debe dudar y se debe estudiar”, ha explicado Marzà.

"Hay quién es abogado, o maestro, o político, u obispo, o poeta, o labrador. Mi profesión, en cambio, es ser Joan Fuster”, escribió el autor suecano.

ampliar foto
Museo Joan Fuster, Sueca. EL PAÍS

Más información