Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad intentará salvar algunas partes del campo de golf del Canal

Los usuarios están recibiendo cartas de que va a cesar la práctica de padel y fútbol por sentencia judicial

El Gobierno regional está estudiando con los vecinos qué zonas de las instalaciones deportivas situadas en los terrenos propiedad del Canal de Isabel II en Chamberí están interesados en salvar de la demolición total a la que obliga una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de julio de 2016. Los vecinos lucharon durante años contra el campo de golf que se construyó y que consideraban ilegal. Tras la sentencia, los vecinos creen que algunas zonas del complejo se podrían conservar. 

El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno ha indicado hoy en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que, una vez se fijen esas áreas, pedirán al Ayuntamiento que les conceda la licencia -de la que ahora carecen- para que puedan continuar en servicio. Garrido ha añadido que la empresa privada que se encargaba de las instalaciones se ha declarado en suspensión de pagos y está llegando a acuerdos con los trabajadores.

El consejero ha reconocido que el procedimiento es complejo y que la sentencia es clara. Por lo tanto, puede ocurrir que el juez obligue a mantener el fallo y que haya que destruir todo. "El Gobierno ya está trabajando en el plan de derribo", ha puntualizado.

Mientras tanto, los usuarios de las instalaciones han recibido hoy un correo donde la empresa gestora les comunica que la propiedad solicita el cese de las actividades de pádel y fútbol. Los servicios se seguirán prestando hasta el 16 de febrero "de la forma habitual". Golfcanal recomienda a sus clientes que " consuman los servicios ya contratados antes de esa fecha". Y suspende la comercialización de productos para un uso que no sea del mismo día.

Gerardo Rubio, padre de Mario, cuenta que su hijo comenzó a entrenar hace tres temporadas en el club de fútbol del Canal en Chamberí, con cuatro años. Es uno de los 800 chavales que se van a ver afectados por la clausura instalaciones prevista para el próximo 16 de febrero. “De buenas a primeras nos vemos con que a mitad del curso pretenden dejar a los niños sin lugar para entrenar”, se queja Gerardo, que abona 50 euros al mes por la actividad.

Iván, uno de los entrenadores del club de fútbol, muestra su preocupación por los niños “que se quedan en la calle de un día para otro”. Cuenta que cuando la escuela abrió, hace siete años, tenían 150 alumnos, que han conseguido multiplicar por cinco. La Asociación El Organillo, que entabló la batalla contra el campo de golf, también se muestra en contra de la desaparición del resto de actividades. Julio López de la Sen, miembro de la plataforma, explica que hay áreas muy necesarias fácilmente legalizables. “Chamberí es uno de los distritos con menos zonas deportivas”, advierte.

Los vecinos de Chamberí se unieron en una lucha contra el campo de golf que se edificó en época de Esperanza Aguirre, y que ha durado años. Hasta que en julio pasado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declaró nulo el acuerdo de la comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid que aprobó el Plan Especial que regularizó el complejo en los terrenos del Tercer Depósito del Canal de Isabel II. El tribunal ordena la adopción de las “medidas necesarias para la reposición y restablecimiento de la parcela a su estado físico anterior a la ejecución de las obras".