Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ballet Nacional de Letonia y su gran cuento de hadas

El Teatro de la Maestranza de Sevilla acoge 'La bella durmiente' hasta el sábado

Ampliar foto
Un momento del espectáculo 'La bella durmiente'.

La bella durmiente es un referente del ballet clásico. Los bailarines deben tener un impecable sentido de estilo y, en especial, perfectos posicionamientos de manos y pies”. Las palabras del director del Ballet Nacional de Letonia, Aivars Leimanis, elogian la dificultad del montaje que, hasta el próximo sábado, impregnará de magia el escenario del Teatro de la Maestranza de Sevilla. La capital andaluza acoge desde este miércoles (20.30) el considerado como el gran cuento de hadas de la historia del ballet.

El espacio sevillano viajará al país de las maravillas, de las hadas, de las princesas y los hechizos. “Es un ballet idóneo para nuestra compañía ya que tiene muchos papeles, tanto más grandes como pequeños, y técnicamente exigentes en el baile, no solo para los solistas principales, sino también para las hadas, las joyas y otros papeles”, reconoce Leimanis, quien ha trabajado partir de la coreografía original de Marius Petipa. Sobre la popular partitura de Piotr I. Chaikovski, la dirección musical corre a cargo de Farhads Stade.

La historia de La bella durmiente, estrenada en 1890 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, es una de las más conocidas de todo el repertorio musical. La obra, dividida en tres actos, comienza con el bautizo de la princesa Aurora, al que acuden las hadas para darle belleza, sabiduría y bondad. Pero a la ceremonia también se presenta el hada malvada Carabosse, quien como venganza maldice a la pequeña con caer en un profundo sueño tras pincharse con un huso. A partir del célebre cuento de Charles Perrault, en la obra también aparecerán personajes de otros cuentos como Cenicienta, el Gato con Botas, Caperucita Roja…“Creo que este ballet incorpora uno de los papeles femeninos más desafiantes del repertorio clásico, el de la princesa Aurora, que solo puede ser ejecutado por la mejor de las bailarinas”, apunta el director. En esta ocasión, el personaje será interpretado por Baiba Kokina (los días 18 y 21), Elza Leimane (el día 19) y Sabine Guravska (el día 20).

El Ballet Nacional de Letonia, formado por unos 70 bailarines y con un amplio repertorio cuajado tanto de perlas clásicas como de coreografías adaptadas a la danza contemporánea, regresa al Teatro Maestranza tras su paso en 2013 con la obra Giselle. En su larga trayectoria de 80 años, los valores de tradición y renovación han convertido a la danza de la antigua Unión Soviética en una auténtica seña de identidad cultural de los países que la integraban.

Más información