Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y C’s desbancan a la izquierda en Almoradí con una concejal imputada

Una moción de censura da el gobierno a la popular Gómez, investigada por prevaricación

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almoradí, Quiles (d), felicita a la popular Gómez, tras arrebatarle la alcaldía a Pérez Pacheco. EFE

El PP y Ciudadanos (C's) han desbancado esta mañana a la izquierda de la alcaldía de la localidad alicantina de Almoradí. Los diez concejales que suman ambos partidos (siete y tres, respectivamente) han apoyado la moción de censura que registraron en diciembre y que deja el gobierno municipal en manos de la popular María Gómez, a la que un juzgado de Orihuela investiga por presunta prevaricación. El pacto de la derecha acaba con el primer gobierno progresista de este municipio de 20.000 habitantes enclavado en la comarca de la Vega Baja en tres décadas, después de 28 años de gobierno por mayoría absoluta del PP.

La moción de censura ha desalojado del gobierno al hasta ahora alcalde del PSPV-PSOE, Jaime Pérez. El pleno se ha desarrollado sin incidentes, aunque se hayan escuchado gritos a favor o en contra de la propuesta. Cargos autonómicos del PP y del PSPV han acudido a respaldar a los suyos. El PP y C's han justificado su iniciativa en la situación de "ingobernabilidad" y "parálisis" que a su juicio atenazaba al municipio. También han denunciado "falta de transparencia" por parte del gobierno municipal.

Tras la votación, la nueva alcaldesa, la primera mujer en llegar a cargo en la historia de la democracia de Almoradí, ha expresado su intención de liderar un "proyecto estable y de futuro" que mejore la calidad de vida de los ciudadanos. Por su parte, el hasta ahora alcalde socialista ha pedido perdón por los errores que haya podido cometer durante su mandato, pero ha defendido su actuación porque ha contribuido a "renovar infraestructuras, conseguir inversiones y mantener y mejorar las tradiciones", según informa Efe. En su opinión, en este tiempo se ha mostrado como un alcalde "cercano, humilde y humano".

Pérez debía ceder la vara de mando a mediados de año a la primera teniente de alcaldesa, María Jesús Pérez Galant (EU), quien hoy ha lamentado el regreso a una época en la que el PP "hacía y deshacía" a su antojo con una política "rancia y sin escrúpulos". La candidata iba a suceder a Pérez en virtud del acuerdo de gobierno al que habían llegado las dos formaciones de izquierda, que cuentan con cuatro y tres regidores, respectivamente, tras las elecciones municipales de mayo de 2015. Entonces el bipartito pudo auparse al poder gracias a la abstención de C's. Los socios de gobierno progresista han denunciado la situación esta mañana en la sesión plenaria

Ciudadanos, comandado en la localidad por una ex del PP, María Quiles, discípula como Gómez del polémico líder local de los populares Antonio Ángel Hurtado ha escenificado hoy en la corporación un cambio de dirección. El partido de Albert Rivera ha dado su apoyo a Gómez, del PP, pese a que un juzgado de la vecina de Orihuela la investiga por presunta prevaricación. Esas diligencias responden a la querella que presentó contra ella el bipartito por pagar entre 2012 y 2015, cuando era concejal de Hacienda, unos complementos de productividad al secretario del ayuntamiento. Un fraude que podría rondar los 54.000 euros.

El grupo local de C's ha obligado a Gómez a firmar que dejará el sillón si el juzgado le abre juicio oral. El pacto entre PP y C's establece que Quiles sucederá a la nueva primera edil en caso de que se siente en el banquillo de los acusados "por delitos de corrupción política o cualesquiera otros que causen una especial alarma social". Una cláusula un tanto ambigua que permite salvar la cara a Ciudadanos, que sigue un rumbo errático en la provincia alicantina, donde no acaba de encontrar su hueco electoral y en la que día a día le crecen los problemas, con un portavoz tránsfuga en la Diputación. Quiles ha asegurado en la sesión plenaria de hoy que el cambio era necesario porque el bipartito había "decepcionado" al pueblo al gobernar "solo para los suyos".

Esta es la segunda moción de censura que sale adelante en un municipio alicantino en esta legislatura después de la que dio el poder a UpyD, en agosto pasado, en Novelda, en la comarca del Medio Vinalopó, con el respaldo del PP y en detrimento de un alcalde socialista (Fran Martínez). Además, Benissa también ha cambiado de signo en los últimos meses, pues ahora gobierna Abel Cardona, de Reiniciem -marca local del Podemos-, gracias precisamente a C's, tras la renuncia al cargo del que había sido alcalde en los últimos 18 años, Juan Bautista Roselló (PP).

Durante la presente legislatura, la Comunidad Valenciana ha registrado cuatro mociones de censura en sus corporaciones locales. A las de Novelda y Almoradí se suman los cambios de gobierno de las poblaciones de Andilla y Montaverner, en la provincia de Valencia.

La moción de censura de este lunes puede convertirse en la antesala de otros cambios de color político en los Ayuntamientos alicantinos. El presidente del PP en esta provincia, José Ciscar, ha anunciado públicamente que su partido trabaja en otros acuerdos en aquellas localidades donde los populares fueron la lista más votada.

Más información