Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas acusa a Rajoy de permitir una “guerra sucia” contra el independentismo

El expresidente da por hecho que la justicia le condenará por organizar la consulta del 9-N

El expresidente Artur Mas.
El expresidente Artur Mas.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha acusado este lunes a Mariano Rajoy de permitir una "guerra sucia" contra los líderes del indepentismo catalán y ha añadio que era conocedor de las actuaciones del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la llamada "operación Cataluña" para que la policía les investigara o se iniciaran causas judiciales contra el soberanismo.

"Hay cosas que se saben, pero no las puedo probar con un papel", ha dicho Mas en RAC1. "Fernández Díaz no es el único responsable. Ha de haber connivencia con otra gente, ha de haber confidentes, deben usarse fondos reservados del Estado, ha de haber informes policiales falsos, llamadas a medios de comunicacion, amenazas o llamadas a fiscales", ha asegurado el expresidente catalán. "He de pensar que Rajoy también lo sabia y que Fernández Díaz no es el único responsable", ha añadido Mas para referirse a esas actuaciones.

"Es una guerra sucia abierta contra determinada gente por sus ideas", ha apostillado Mas, quien ha repetido en diversas ocasiones que un alto dirigente político cuyo nombre no ha querido revelar le dijo en una ocasión: "Quien desafía al Estado la paga". El expresidente catalán ha asegurado en otro momento que no tenía "ánimo de venganza ni de revancha" y que no ha hablado ni piensa hablar de ello con Rajoy. "Ya sabemos cual es el terreno de juego"

En otro momento, Mas se ha mostrado "convencido" de que será inhabilitado por convocar el referéndum del 9 de noviembre de 2014 que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional. El expresidente se sentará en el banquillo el próximo 6 de febrero y el fiscal solicita para él 10 años de inhabilitación por prevaricación y desobediciencia. En el caso de las consejeras Irene Rigau y Joana Ortega, la petición de pena de la fiscalía es de nueve años de inhabilitación.

"No diría que la sentencia ya está redactada, porque quedaría muy feo, pero sí creo que está preredactada", ha dicho Mas después de mostrar su convencimiento de que le condenará el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en lo que ha calificado como "un juicio político por la defensa de unas ideas".

En clave interna de su partido, el PDECat, Mas ha vuelto a insistir en que no se descarta para volver a encabezar la lista de este partido en las próximas elecciones catalanas y ha dado por hecho que no se repetirá la coalición Junts pel Sí con Esquerra Republicana que ganó los últimos comicios. "No puedo lavarme las manos y he de ayudar en la medida que se me reclame", ha dicho Mas.