Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado reabre el accidente de Freginals y manda tomar declaración al chófer

Un cambio de juez instructor modifica el criterio que motivó recientemente el archivo de la investigación

El juzgado de Amposta ha ordenado reabrir la investigación por el accidente de autobús de Freginals (Montsià), un siniestro en el que murieron trece estudiantes de Erasmus en marzo del año pasado. La resolución enmienda el auto de archivo decretado hace solo dos meses por el mismo juzgado y estima el recurso que presentó el abogado de la familia de una de las víctimas. Este alegato reclamaba poder tomar declaración al conductor del autobús accidentado antes de decidir si se debe dar carpetazo o no al caso. Recientemente ha habido un cambio de titular en los juzgados de Amposta y la resolución del recurso contra el archivo ha caído en manos de un juez que, a diferencia de lo que valoró la entonces titular del Juzgado 3 de Amposta, sí entiende como "urgente y esencial" escuchar la declaración del conductor. El juzgado aun no ha fijado la fecha para interrogarlo. 

En noviembre, la entonces titular del Juzgado 3 de Amposta decidió que no había habido ninguna imprudencia por parte del chófer, y aun cuando éste no llegó a contar en sede judicial su versión de los hechos, procedía el archivo del caso. La juez resolvió entonces que el brutal choque contra la mediana de la autopista no era imputable a una negligencia del conductor. Consideraba probado que aquella madrugada el chófer, con 17 años de experiencia al volante, no se había distraído con ninguno de los dos teléfonos móviles que llevaba consigo y que circulaba a la velocidad adecuada.

El auto sí recogía un informe pericial de los Mossos d'Esquadra, que atribuía la causa del accidente al "cansancio" que acumulaba el conductor. La juez descartó mantener abierta la vía judicial contra él pese a que jamás pudo escuchar su versión de los hechos. Desde el día del choque, el hombre ha presentado un cuadro clínico complicado que llegó a precisar su ingreso en la UCI.

El autobús se accidentó el la madrugada del 20 de marzo en la Ap-7, a la altura de Freginals. A parte de las trece víctimas mortales, más de 30 personas resultaron heridas. El bus formaba parte de una expedición de cinco vehículos de Autocares Alejandro, una empresa de Mollet del Vallès (Barcelona). Habían sido contratados por varias universidades catalanas para cubrir un viaje de ida y vuelta de Barcelona a Valencia para hacer una visita a las Fallas.