Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luces y sombras de un año de Puigdemont como ‘president’

El presidente catalán se ha comprometido a ir "a fondo y hasta el final" en el proceso independentista coincidiendo con el primer aniversario de su investidura. "Cumplir con el compromiso es la mejor manera de corresponder al inmenso honor que me hizo el Parlament hace un año. ¡A fondo y hasta el final!", dijo el martes en un mensaje en Twitter. Un día antes confesó que no volverá a ser candidato

La investidura de Puigdemont | 10 de enero de 2016

Carles Puigdemont es investido con su promesa de ser el presidente que conducirá a Cataluña “de la postautonomía a la independencia”. Su investidura supone la supervivencia de la coalición Junts pel Sí y la derrota de Artur Mas, que se resigna a dejar la Presidencia por la oposición de la CUP, que lo envía a la “papelera de la historia”. Su programa de gobierno tiene un objetivo: la convocatoria de unas elecciones constituyentes tras las que se redactará una Constitución y se declararía la independencia de Cataluña. No juega ningún papel en la confección del Ejecutivo, pactado por Mas y el que será el vicepresidente de la Generalitat, el republicano Oriol Junqueras.

Cuestión de confianza | 8 de junio

Se produce el primer gran choque con la CUP, que se niega a aprobar los Presupuestos de la Generalitat. Puigdemont es víctima de los anticapitalistas, pero también de su partido, que se niega a aceptar el preacuerdo entre el presidente y la formación antisistema, al considerar que hay excesivas concesiones. Ante esa negativa, Puigdemont reúne en la Cámara a su grupo parlamentario y sus consejeros y les avanza su decisión: jugar la continuidad de la legislatura a una cuestión de confianza tras el verano. Gana tiempo y traslada la presión sobre el futuro del proceso a la CUP.

Los pasos hacia la independencia | 27 de julio

Junts pel Sí y la CUP aprueban en el Parlament las conclusiones de la comisión de estudio del Proceso Constituyente, que marcan los pasos a dar para declarar la independencia y abren la puerta a la convocatoria de un referéndum unilateral. El Tribunal Constitucional había vetado la votación, lo que abre un juicio contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Una consulta pactada | 11 de septiembre

Con motivo de la Diada y en el habitual encuentro con periodistas de medios de comunicación extranjeros presentes en España, el presidente de la Generalitat muestra su disponibilidad a acordar con el Gobierno central las condiciones del referéndum. Es su apuesta por la vía escocesa, la de la consulta pactada, senda que gusta más entre la vieja dirección de su partido.

Un referéndum vinculante | 29 de septiembre

Puigdemont gana a medias. La CUP salva su cabeza y la continuidad del Gobierno pero se niega a comprometerse a aprobar los Presupuestos de 2017, que desde Junts pel Sí habían marcado como un punto ineludible en el debate. A cambio del apoyo anticapitalista, Puigdemont se compromete a convocar un referéndum vinculante en septiembre de 2017.

Una consulta con apoyos de fuera | 10 de octubre

El debate de Política General celebrado en la Cámara catalana se convierte en el aval del Gobierno catalán a dos vías hacia el independentismo. Por un lado con la CUP se compromete en la unilateralidad, con una resolución que obliga a convocar el referéndum independentista sin condiciones y se marca un calendario de desarrollo de ese programa. Por otro lado, junto a Catalunya Sí que Es Pot aprueba una resolución que también aboga por celebrar la consulta, pero no sin antes haber intentado apoyos en el resto de España y en la comunidad internacional.

Reunión de los partidos proconsulta | 23 de diciembre

La confirmación de la aproximación entre el independentismo de Junts pel Sí con la apuesta por el referéndum de la confluencia de izquierdas catalana, expresada en una reunión convocada en el Parlament entre entidades y partidos proconsulta. Puigdemont convoca y su estrella invitada es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, máxima expresión del nuevo partido que articulan Barcelona en Comú, Iniciativa per Catalunya, Podem y Esquerra Unida.

Solo un mandato | 10 de enero de 2017

Puigdemont lo había dicho desde el primer día: su cargo duraría lo que el actual mandato, no más. La dirección de su partido, el PDECat, no obstante, intenta que cambie de opinión. El presidente de la Generalitat anuncia en público su intención de no continuar en el partido y abre el debate sobre su relevo, que la formación intenta aplacar bajo el argumento que el objetivo es el referéndum.

.

Más información