Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca 42 monos que podrían estar infectados de VIH

Los primates fueron introducidos por traficantes de animales y vendidos en Alicante y otras ciudades

Dos de los monos capturados por la Guardia Civil. ATLAS

La Guardia Civil de Alicante ha lanzado una alerta sanitaria tras descubrir que un mono tití intervenido en una operación contra traficantes de animales exóticos es seropositivo y podría haber contagiado a otros 42 primates de la misma especie que se encuentran en paradero desconocido.

Según ha informado este jueves el Instituto Armado, el animal portador del VIH también ha dado positivo a otro virus, el HTLV (virus linfotrópico de células humanas), por lo que sus propietarios "están poniendo en grave riesgo su vida y de los que le rodean".

El mono infectado y otros 24 titíes fueron intervenidos hace unos meses por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Alicante, en el marco de la Operación Titisali, por la que se desmanteló una banda de traficantes de animales exóticos. En esta causa están siendo investigadas siete personas, cuatro de ellas de la provincia de Alicante, otras dos de Murcia y otra de Sevilla. Son sospechosas de varios delitos relativos a la protección de flora y fauna, pertenencia a organización criminal, falsedad documental y usurpación de estado civil. Además, la actuación salpica a otras 25 personas en diferentes provincias españolas.

Esta red delictiva ofrecía los ejemplares a tiendas de mascotas, que los vendía a su vez a particulares de forma clandestina a razón de entre 1.800 y 2.000 euros por ejemplar, según los investigadores, por lo que el beneficio obtenido podría superar los 130.000 euros.

Los monos eran criados en domicilios por particulares relacionados con los comercios. El propietario de una de esos negocios figura entre los siete investigados como presunto integrante del entramado criminal. En el marco de esta operación, el Seprona registró tres domicilios particulares y dos establecimientos de venta de animales en Elche, Agost y L'Algueña, todos ellos en Alicante, al tiempo que realizó pesquisas en otras provincias como Sevilla, Almería y Albacete.

El Seprona requisó diversa documentación que demostraba la venta de 67 titíes, de los que únicamente pudo recuperar 25 (cinco de ellos ya muertos), mientras que los 42 restantes continúan en paradero desconocido y probablemente sus compradores desconocen el riesgo de contagio que corren.

Los primates rescatados con vida pertenecen a las especies Callithrix Jacchus y Callithrix penicillata, conocidos como titíes de pincel blanco y negro, respectivamente, así como a la especie Cercopitthecus o mono verde de Guinea, en un caso, y a los conocidos como monos chinos (Miopithcus talapoin). Los animales fueron entregados temporalmente al centro de recuperación de fauna salvaje Primadomus, ubicado en Villena, y al Arca de Noé, en Alicante, aunque otros quedaron bajo custodia de sus propietarios.

La Operación Titsali, de la que informó la Guardia Civil en octubre pasado, contó con la colaboración del Servicio de Inspección Vigilancia y Regulación del Comercio Exterior (Soivre) y permitió también recuperar otras especies animales exóticas como yacos de cola roja, guacamayos, tortugas o una serpiente boa constrictor imperator.

La Guardia Civil ha recordado este jueves en un comunicado que la tenencia y crianza de primates por parte de particulares está prohibida en España a menos que se disponga de un permiso específico para la creación de un núcleo zoológico. En este caso, los investigados por esta actividad ilegal no pudieron aportar ningún certificado que avalase la procedencia de los monos requisados.

El tití es una especie de primate endémico de Brasil, que mide entre 18 y 25 centímetros de longitud y pesa entre 400 y 450 gramos. Está protegida por el convenio internacional Cites, por lo que su venta sin los debidos permisos es totalmente ilegal. En su día, el Seprona ya alertó de que el mono verde de Guinea podía ser portador del VIH. Las pruebas realizadas recientemente por el laboratorio Erasmus MC de Róterdam, en Holanda, ha confirmado esa sospecha. Además, a falta de los resultados de un contraanálisis, el animal también está infectado por el virus linfotrópico de células humanas (HLTV).

Precisamente, el riesgo de propagación de graves enfermedades a seres humanos es lo que impide que los titíes de la especie pincel blanco y pincel negro estén en manos particulares. Según la Comandancia de Alicante, "los poseedores de primates sin legalizar, sin conocer su procedencia o que no hayan realizado un control veterinario de los mismos están poniendo en grave riesgo su vida y la de los que lo rodean". El riesgo no estriba únicamente en el contagio de SIDA, sino también en el de otras patologías como el dengue, la rabia o la malaria.

Tampoco un certificado veterinario es suficiente garantía, pues en la mayoría de los casos los que trafican con estos animales exóticos los falsifican o el control sanitario al que se han sometido es insuficiente para proteger la salud de los propietarios. Por esta razón, la Guardia Civil ha activado una alerta sanitaria y ha hecho un llamamiento a los que compraron los monos desaparecidos para que extremen las precauciones cuando interactúen con ello y los entreguen de inmediato al Seprona.

Más información