Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Vampiresas y hedonistas

El espectáculo de teatro musical 'Drac Pack' se puede ver en el Teatro de la Luz Phillips Gran Vía hasta el 21 de enero

De izquierda a derecha, las actrices Najwa Nimri, Alba Flores, Anna Castillo y Kimberley Tell.

"Parecéis una maldita pandilla de ratas". La frase la pronunció Lauren Bacall en vista del lamentable aspecto que presentaban su marido Humphrey Bogart, Frank Sinatra y otros compinches después de una de sus legendarias noches de juergas hardcore en Las Vegas de los años 50. Y de ahí salió el sobrenombre (The Rat Pack, la pandilla de ratas) con el que en adelante se conoció a este grupo de artistas noctámbulos y hedonistas, al que también se vincularon otros nombres conocidos como Dean Martin, Sammy Davis Jr., Joey Bishop, Peter Lawford, o, en menor medida, Marilyn Monroe o Shirley MacLane, entre otros.

El espectáculo de teatro musical The Drac Pack recupera el espíritu vitalista y pendenciero de aquella pandilla estelar y estrellada pero con algunas particularidades: ahora ellos son ellas y, además, la historia que se cuenta introduce elementos del género terrorífico. Vamos, que hay vampiros; de ahí lo de drac, que viene de Drácula. Se puede ver en el Teatro de la Luz Phillips Gran Vía hasta el 21 de enero.

La idea para esta vuelta de tuerca le surgió a la actriz y cantante Najwa Nimri (que aquí además es coautora y directora musical) y la desarrolló con ayuda de Emilio Tomé y Carlos Dorrego. "Los años cincuenta fueron aquellos en los que estos artistas comenzaron a ser un referente en el que se miraba la sociedad, como en los 70 fueron las estrellas del rock y ahora los futbolistas. Quería contar una historia sobre la parte trasera de ese mundo que reflexionase sobre la verdad y la mentira, sobre la ilusión y la realidad", explicó Nimri hace unos días en la presentación, muy oportunamente celebrada alrededor del gran piano del madrileño pub Toni 2, un escenario muy acorde con el espíritu canalla y nocturno del montaje. La historia gira alrededor del personaje protagonista (interpretado por Nimri), estrella musical del momento (no se sabe si en Las Vegas o en Transilvania) que busca un sucesor para poder abandonar los escenarios. Esa estrella emergente (a la que da forma Kimberley Tell) tendrá que decidir entre "vivir bajo la fría luz de los focos o vivir bajo la cálida luz del sol".

"Más que una obra de teatro o un musical me empeño llamarlo un 'viaje musical' en el que se mezclan varias disciplinas, una mezcla que creo que es donde tiene que residir la evolución futura del teatro", según explica el director Fernando Soto. Para ello se cuenta con un elenco femenino en el que cada actriz tendría alguna conexión, aunque no explícita, con un miembro del Rat Pack. Alba Flores sería un trasunto de Dean Martin, Anna Castillo, de Sammy Davis Jr, Kimberley Tell de Marilyn Monroe y la propia Nimri de Sinatra.

Así, entre el repertorio musical (con Gonzalo Maestre a la batería y Marcos Sánchez al piano, y con puntuales chutes grabados de Big Band) se encuentran grandes clásicos del género de los crooners, bien asentados en la memoria sentimental de la mayoría, como Blue moon, Fly me to the moon, Volare, My way o I've got you under my skin. "Con este espectáculo estamos poniendo en valor un repertorio que quizás no sea tan conocido por el público más joven", concluyó Lope García, de Seda, empresa coproductora junto con Royal Role y Rambleta.

Más información