Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión navideña en la Puerta de Alcalá

Los vecinos llevan sus propios nacimientos a la plaza de la Independencia tras la supresión del belén municipal de este enclave

Belenes instalados por los vecinos en la Puerta de Alcalá, ayer.
Belenes instalados por los vecinos en la Puerta de Alcalá, ayer.

“Nada volverá a ser lo mismo”, reza un enorme cartel de Juego de Tronos en un edificio de la Puerta de Alcalá. Eso han debido pensar algunos vecinos de la zona ante la supresión del belén navideño municipal que se instalaba desde hace una década en la plaza de la Independencia. El año pasado, el nuevo Ayuntamiento, de Ahora Madrid, decidió suprimirlo.

Este año, varios madrileños han tomado la iniciativa de instalar sus propios nacimientos, dando lugar a un curioso belén con mensajes para la alcaldesa, Manuela Carmena. La iniciativa nació a través de las redes sociales: #pontubelenpuertadealcala era la etiqueta. En Madrid hay, al menos, 35 belenes organizados por el Ayuntamiento, la Comunidad, las juntas de distrito, iglesias y otras asociaciones.

Un residente afirmaba ayer haberse enterado por el “boca oreja”. Ana Botella y Alberto Ruiz-Gallardón (PP), anteriores alcaldes de la capital, presentaban al comienzo de las navidades el belén de tradición napolitana en el Palacio de Cibeles. Carmena, en las dos Navidades al frente del gobierno municipal, optó por presentar la programación de actividades para estas fechas en la sala de exposiciones Matadero Madrid, sin ninguna referencia religiosa.

“El belén no molestaba a nadie y representaba el significado de la Navidad más auténtico”, afirma Fátima Falcón, de 50 años. Falcón llega a la Puerta de Alcalá acompañada de Paloma Gutiérrez, de 60 años. Han dejado un nacimiento. “La retirada del belén me parece una provocación a la tradición. Somos un país católico y si celebramos la Navidad es porque nació Jesús”, señala Gutiérrez. Otro vecino que pasa a dejar unas figuras considera que la Navidad es una fiesta cristiana. “No es justo que nos excluyan”, denuncia.

“Muy feliz Navidad 2016 a la gente de buena voluntad. Bueno, también a la alcaldesa, aunque nos quite el belén” o “Carmena, muchas de las personas que vivimos en Madrid somos católicos, cristianos y españoles y por ello nos sentimos orgullosos” son algunos de los carteles que los vecinos de Madrid le han dejado a la alcaldesa. Unos turistas despistados se preguntan si las figuras están a la venta o si ha sido el Ayuntamiento el que ha instalado algo tan deslavazado.

“Respetamos iniciativas ciudadanas espontáneas de celebración de la Navidad, como esta. Siempre y cuando no supongan un peligro para la seguridad ni para la Puerta de Alcalá”, aclara el Consistorio. Al otro lado de la calle, la Estrella de la Muerte, de Star Wars, sigue imprimiéndose en 3D con la cadencia y la determinación de algo imparable.

Más información