Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un histórico atracador de bancos con un largo historial delictivo

"Porque vais de paisano, que sino os acribillo", afirmó al ser arrestado por los policías nacionales

"Porque venís de paisano, que sino os acribillo". Así recibió Antonio P. C., un histórico y peligroso atracador de bancos, cuando fue detenido por agentes de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de Madrid. Este supuesto criminal aprovechó un permiso penitenciario en junio de 2015 para fugarse y seguir cometiendo robos. Los investigadores le imputan la comisión de al menos 14 hechos delictivos en un año.

Armas y disfraces utilizados por Antonio P. C. para cometer sus atracos. Ampliar foto
Armas y disfraces utilizados por Antonio P. C. para cometer sus atracos.

El arresto se produjo cuando se disponía a efectuar un nuevo atraco, según la policía. Llevaba un arma blanca, un arma de fuego y munición. Era extremadamente peligroso y no dudaba en utilizar las armas o enfrentarse a los agentes en caso de ser localizado.

La investigación comenzó el pasado mes de julio del pasado año. Un hombre entraba en un banco del distrito de Chamartín. Esperó la cola del cajero mientras rellenaba un papel. En el mismo puso una nota al empleado en el que le decía que era un atraco y que le diera todo el dinero. Cuando terminó de apoderarse del dinero, esperó al siguiente cliente al ver que llevaba un gran fajo de billetes. 

De inmediato los investigadores comprobaron que se encontraban ante el retorno de un histórico y peligroso atracador de bancos. Antonio P.C. es sobradamente conocido por la Policía. Tiene un amplio historial delictivo que comenzó en los años 70. Su última detención fue en el año 2009 cuando cometió varios atracos utilizando un subfusil Z-70 y desde julio del 2015 estaba quebrantado de prisión.

Los investigadores sabían que la investigación iba a ser difícil, ya que tiene una correcta apariencia física, un nivel educativo medio alto y un elevado conocimiento de las técnicas de investigación policial.

Era tal la peligrosidad del individuo que se generó una enorme alarma social entre el sector bancario ya que los empleados temían ser víctimas de un atraco. Durante diecisiete meses, los agentes han realizado numerosas gestiones para su localización. Finalmente, y tras analizar minuciosamente los movimientos del detenido tras perpetrar los atracos y crear un perfil de
autor, los agentes llegaron a la conclusión de que podía residir en una céntrica zona de Madrid por lo que establecieron una vigilancia discreta en el lugar.

Tras amplios dispositivos por la zona, los policías le localizaron cuando transitaba por el madrileño barrio de Chamberí. Conocedores de su peligrosidad, dos agentes de paisano actuaron de forma súbita para no darle opción a respuesta y procedieron a su detención. El atracador portaba un
arma blanca, un arma de fuego, diversa munición, una cartulina donde se podía leer "ESTO ES UN ATRACO, MANTÉN LA CALMA Y HAZ LO QUE TE  DIGA" y se disponía a cometer un nuevo atraco.

En el momento del arresto manifestó a los agentes que "os libráis porque vais de paisano, si hubierais ido de uniforme os acribillo". Los investigadores le imputan catorce hechos cometidos en Madrid en algo más de un año llegando a herir con un arma de fuego a un empleado en uno de ellos. Tras pasar a disposición judicial, Antonio P. C. ha ingresado de nuevo en prisión.