Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brugera asume la presidencia del Círculo de Economía apelando al pacto

La institución pide un referéndum en Cataluña solo después de un acuerdo con el Estado

Antón Costas, junto a Juan José Brugera.
Antón Costas, junto a Juan José Brugera.

Juan José Brugera asumirá esta noche, tras la asamblea de socios, la presidencia del Círculo de Economía con una junta continuista que se propone seguir trabajando para que haya "terrenos de encuentro y pacto" entre los ejecutivos central y catalán. La entidad, que ya en 2010 pidió la reforma de la Constitución para resolver la crisis institucional y territorial, no se cierra a un referéndum, aunque con una línea roja: el respeto a la legalidad. Brugera ha prometido "mantener" la "independencia respecto a los partidos políticos y grupos de interés" y conformar una junta plural que vaya abriéndose a nuevas generaciones y, sobre todo, a las mujeres. A Brugera lo acompañarán como vicepresidentes el presidente CaixaBank, Jordi Gual; el presidente de Puig, Marc Puig; la catedrática Teresa García Milà, y el notario Juan José López Burniol.

El predecesor de Brugera en el cargo, el catedrático Antón Costas, ha calificado los tres años de su mandato como "interesantes, complejos y ricos en matices y opciones". Costas, que seguirá en la junta de la institución barcelonesa, se ha referido sobre todo a la situación de inestabilidad política de estos últimos años y a la "dimensión social" de la crisis. El catedrático de Economía ha recordado que el Círculo tiene demandas a ambos lados. A los partidos de ámbito estatal les reclama que la Constitución reconozca la plurinacionalidad del Estado, un mejor reparto de competencias y, en el caso de Cataluña, más autogobierno en el ámbito lingüístico, educativo y cultural. Por último, ha reclamado la reforma del modelo de financiación autonómica.

A los partidos soberanistas, ha añadido Costas, el Círculo les ha reclamado "respeto a las reglas del Estado de derecho". "Hay que cambiarlas, pero no romperlas de forma unilateral. Los riesgos son muy elevados". A su juicio, los ciudadanos catalanes deben ser consultados sobre su encaje en el conjunto de España, pero antes deben darse dos fases: la primera, un "mayor acuerdo político y social en Cataluña" sobre el grado de autogobierno, que ha cifrado en dos tercios de los representantes políticos, y la segunda, una negociación con el Estado.

"Nosotros lo que queremos es que pacten. Lo principal es que se entiendan las fuerzas que ahora no se entienden", ha remachado Brugera, quien se ha mostrado esperanzado con la Operación diálogo que quiere abrir la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. El próximo presidente de la institución también ha abogado por que España vuelva a ser "oída en Europa" y se ha propuesto centrar el debate también en el futuro de las instituciones comunitarias.