Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Núñez Feijóo receta “muchos teléfonos rojos” entre el Estado y la Generalitat

El presidente de la Xunta aconseja volver a tender puentes con la negociación del modelo de financiación

Alberto Núñez Feijóo en una imagen de archivo.
Alberto Núñez Feijóo en una imagen de archivo.

"No caben líneas rojas sino muchos teléfonos rojos con mucha comunicación" ha sido la receta que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha aconsejado para hacer posible el restablecimiento de puentes entre los gobiernos del Estado y de la Generalitat. En una conferencia organizada por el Círculo de Economía de Barcelona, el presidente autonómico del Partido Popular con más apoyo en las urnas ha hecho un llamamiento para que la negociación del sistema de financiación sea uno de los primeros pasos "para destensar" las relaciones entre ambos ejecutivos, en un momento en el que concluido que "la ley no puede ser obstáculo para la empatía". El presidente catalán, Carles Puigdemont, se niega a participar en la Conferencia de Presidentes con la que se abrirá el debate.

Núñez Feijóo ha defendido el papel de las comunidades autónomas, sobre todo durante la crisis, y ha lamentado que en momentos determinados se las haya tratado desde el Gobierno central como "algo periférico", lo que ha señalado que todavía una "asignatura pendiente" a resolver. En su opinión, la nueva etapa tiene que abrirse con el nuevo modelo de financiación autonómica y ha cargado contra aquellos dirigentes políticos que "se obstinan en destruir los puentes" a la vez que demandaba que los "moderados no sean rehenes de aquellos que necesitan el conflicto para existir", en una alusión de la relación del Partit Demòcrata Europeu Català (antes Convergència) con Esquerra y la CUP.

Según ha enumerado ante poco menos de un centenar de asistentes, el nuevo modelo de financiación debe evitar cuatro errores que, en su opinión, describen al actual modelo. El primer error, lanzado especialmente al Gobierno catalán, ha sido el de "querer mezclar la financiación autonómica con el debate identitario", por lo que ha demandado que la distribución de recursos se ciña a "criterios razonables y objetivos", en función del coste de la prestación de servicios y de la estructura demográfica de cada autonomía.

Asimismo ha demandado que el nuevo sistema evite el "coyunturalismo" y tenga una vocación de permanencia, que se supere la opacidad del sistema, porque genera suspicacia y activa el discurso de los agravios, mientras que también ha demandado que el nuevo modelo solvente la "falta de mecanismos para asignar recursos".

El presidente gallego, además de denunciar la falta de transparencia del actual sistema de financiación, ha señalado que no se computan otras fórmulas de financiación complementarias, como sería el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). del que se benefician una mayoría de comunidades autónomas. Núñez Feijóo ha destacado que Galicia nunca ha demandado recursos a esa fórmula de rescate, lo que supone un agravio para su comunidad, ya que no se puede beneficiar de la condonación de los intereses. Según ha señalado, la Generalitat se ahorra cada año por esa vía de "1.500 millones de euros sin tocar el modelo de financiación".

Aunque ha admitido que "no es fácil explicar que a Cataluña no se le dé un concierto si Euskadi y Navarra sí lo tienen", el presidente de la Xunta no se ha mostrado favorable a este modelo. Y también ha recordado que no siempre los gobiernos catalanes fueron ajenos a las relaciones con el Gobierno y lograron acuerdos que condicionaron al resto de comunidades.

En ese sentido, ha recordado la negociación del último modelo, impulsado por el entonces Gobierno Tripartito de la Generalitat (PSC, ERC e ICV) y que se cerró "sin pactarlo con el resto de comunidades autónomas y sin informarnos; yo me enteré por la prensa y eso es duro, pero duro", ha dicho recalcándolo. "La cuestión es qué podemos hacer a partir de ahora", ha apuntado.