Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia estrena ‘Docs’, un festival internacional de cine de no ficción

Sus artífices importan la idea de México, donde la muestra lleva 11 ediciones

Autoridades y promotores de Docs Valencia en la presentación del festival.
Autoridades y promotores de Docs Valencia en la presentación del festival.

Los festivales reviven en Valencia.  A Cinema Jove, La Cabina o Mostra Viva del Mediterráneo se une ahora DocsValència. Espai de no ficció, un festival dedicado al cine de no ficción que se celebra desde hace 11 años en México bajo el título de DocsDF.  La Filmoteca dedica a partir de mañana y hasta el 27 de noviembre un ensayo o edición cero de la muestra, que celebrará su primera edición del 28 de abril al 7 de mayo de 2017.

DoscsValència se estrena con ocho metrajes películas para abrir boca de lo que será un nuevo certamen dedicado al género documental, "el cine de la realidad", pero para el año próximo hay previstas 40 películas de distintos países.

Pau Montagud y Nacho Navarro, artífices del festival, explican que el certamen surge -con el apoyo de la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia-  aprovechando "la red de flujos internacionales" creada por su "hermano mayor", el festival DocsDF, que creó hace años en México el valenciano Pau Montagud. No obstante, la cita valenciana tendrá personalidad propia y no será "será de ningún modo no una sucursal ni una franquicia", ha subrayado Montagud.

La Filmoteca de Valencia acogerá hasta el domingo que viene una edición cero donde se proyectarán las cintas españolas Espías en la arena. Objetivo España y Nola; la estadounidense Where to invade next, de Michael Moore; H2OMX de México; The karma killings (India); Casa Blanca (Polonia/México); Banana Pancakes and the Children of the Sticky Rice, de Paises Bajos, y The Roots Remain (Camboya/Canadá).

"Queremos crear una plataforma estable de trabajo, de proyección de la no ficción. Hay interés de generar industria", ha apostillado Montagud, quien ha añadido que un festival tiene que retribuir a la ciudad donde se organiza y también a los productores y realizadores que participan en el festiva.

Para Montagud el cine documental tiene cada vez más interés para el público porque "su materia prima es la realidad y el material,, infinito. El documental ha cruzado la frontera de muchos otros géneros. Es una mezcla de lenguajes narrativos que aspira a mover conciencias y a formar espectadores críticos".

Una de las aspiraciones de los promotores del certamen de cine documental es la exhibición de películas en espacios públicos. Según Montagut, en México, por ejemplo, las producciones del festival se han proyectado en las prisiones: "170.000 presos han visto las películas de DocsDF". Sacar el cine a esos espacios es una de las señas de identidad de la muestra, que, según sus promotores, se llevarán a colegios e institutos. 

Crisis del audiovisual

Nacho Navarro, el otro promotor de esta fórmula, ha incidido en el drama que vive el sector audiovisual valenciano, con un 90% de desempleo. "Queremos que el Docs sea también una incubadora de proyectos para la industria. Esperamos poner nuestro grano de arena para internacionalizar la producción valenciana".

Para hacer frente a esta situación, DocsValència quiere brindar una plataforma para a animar la distribución y la producción. Algunas de las iniciativas que se preparan en esta dirección será habilitar encuentros con productoras e instituciones internacionales o seleccionar trabajos aún en período de realización para captar la ayuda económica de algún productor, ha avanzado.

Este ensayo de DocsValència preparará la llegada de la primera edición. Para seleccionar los metrajes, en enero se hará una convocatoria pública a la que podrán concurrir los interesados y un comité de selección se encargará de diseñar la programación. Se podrán presentar las películas producidas el mismo año del festival o el anterior.

Las cintas valencianas -las únicas que podrán ser largometrajes pero también cortometrajes- y las españolas tendrán su propio espacio. El resto de secciones del festival se configurarán de acuerdo a los temas que aborden los documentales seleccionados. También habrá premios --aunque su cuantía está por definir dependiendo de la financiación pública y privada que se obtenga-- y la voluntad es llevar las proyecciones a espacios públicos de la ciudad.

El secretario autonómico de Cultura de la Generalitat, Albert Girona, ha señalado que La Filmoteca asume los 10.000 euros que costará esta edición cero y se prepara una contribución económica más amplia para el festival de abril. El Ayuntamiento de Valencia, según ha confirmado la concejal de Cultura, Glòria Tello, contribuirá con una partida de 20.000 euros. Los patrocinios privados están en marcha.

Más información