Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOCUMENTA MADRID

DocumentaMadrid se queda sin directores

Mikel Olaricegui y Vicente Mozo renuncian cinco meses antes de que arranque el certamen por la “incapacidad de sacar el proyecto con el equipo impuesto por Madrid Destino"

Mikel Olaciregui y Vicente Mozo en Cineteca
Mikel Olaciregui y Vicente Mozo en Cineteca

Los directores del festival de DocumentaMadrid, dedicado al cine documental, presentaron el martes por la noche su dimisión a través de un comunicado. En él explicaban que no se sienten "capaces de garantizar el mismo nivel de calidad" del que ha gozado el certamen tras la sustitución del equipo con el que han trabajado durante cuatro años por personal de Madrid Destino, la empresa de gestión cultural municipal. El Consistorio lamenta la decisión, pero la acepta sin intentar retener a Olaricegui y a Monzo. "La edición numero 14 será un éxito", dicen desde la Concejalía de Cultura.

Poner a funcionar un festival como DocumentaMadrid requiere un engranaje muy coordinado. Se necesita una sintonía concreta para elegir la programación, una agenda de contactos internacionales envidiable y un prestigio como el que garantiza, por ejemplo, haber sido 20 años el director del Festival de Cine de San Sebastián. Ese es el currículum de Mikel Olaciregui, hasta ayer director del festival de cine documental de Madrid. Él y su socio, Vicente Mozo, anunciaron su dimisión el martes a través de un comunicado. En él explicaban que no pueden “garantizar un buen resultado del festival”, debido a los cambios que se han producido en la estructura del festival, que han dejado a Olaciregui y Monzo "sin control de lo que se hace y con la responsabilidad de formar en cinco meses un equipo nuevo".

Aunque ahora han anunciado su cese, las conversaciones con el Ayuntamiento arrancaron hace algunas semanas. "Concretamente cuando se vincula el proyecto de Cineteca con la iniciativa Madrid Plató [presentado hace unas semanas, que aglutina toda la gestión audiovisual de Madrid y coordinado por Madrid Destino]" apunta Olaciregui. En ese momento se decide que Mozo y Olaciregui se dediquen exclusivamente a DocumentaMadrid; hasta ese momento ambos estaban directamente implicados en la gestión de Cineteca. 

Y si bien esto quedaba claro por las dos partes, “el cambio llegó”, dice el director, "cuando se decidió prescindir del equipo, que estaba trabajando con nosotros: una documentalista, la persona de prensa, el coordinador de programación y sus cuatro programadores". "Decidieron sustituirlos por personal de Madrid Destino", continúa. “Les comunicamos que si nos cambiaban el equipo no llegaríamos a tiempo”, apunta Olaciregui. Quedan cinco meses para que se celebre el festival, tiempo insuficiente para formar nuevo personal. "A estas alturas ya debería estar abierta la inscripción de documentales”, añade.

Aunque el Ayuntamiento lamenta la decisión de Mikel Olaciregui y agradece al equipo “todo el trabajo de estos años”, no entra a valorar ni aclara el asunto de los contratos no renovados o los despidos. Se ciñen a la versión oficial: “Se hizo una propuesta para crear un proyecto de mayor envergadura y que DocumentaMadrid fuera la locomotora y los directores no lo han aceptado”. Estos mantienen que no se dan las condiciones adecuadas para poder llevar a buen fin dicha misión. A pesar de ese hueco que dejan, el Ayuntamiento está seguro de que la siguiente edición del certamen, la número 14, "será un éxito ya que se cuenta con los recursos para que así sea".

"No estaban allí por ser mis primos", bromea Mikel Olaciregui sobre los despedidos, "sino porque se trata de un personal muy cualificado para ese sector concreto". Semanas antes del anuncio del nuevo plan audiovisual para Madrid, según uno de los trabajadores despedidos, el Ayuntamiento había garantizado de palabra la renovación de los contratos al equipo: “Pero hace unos días se comunicó que dejábamos de trabajar porque Madrid Destino tomaría el relevo”, dice uno de los trabajadores despedidos. Y añade: "Estamos perplejos y tristes, con la sensación de que el festival se queda en tierra de nadie”.