Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud desprivatiza la atención domiciliaria urgente en Barcelona

El ICS contratará 40 interinos nuevos para asumir la gestión del servicio, externalizado desde 1994

Entrada del Centro de Atención Primaria (CAP) la Florida, en Hospitalet de Llobregat.
Entrada del Centro de Atención Primaria (CAP) la Florida, en Hospitalet de Llobregat.

El servicio de atención domiciliaria continuada de Barcelona volverá a manos públicas tras más de 20 años externalizado. El Departamento de Salud ha desprivatizado la gestión del servicio, que desde 1994 ha ido saltando de empresa en empresa privada previo concurso público. A partir de ahora, el Instituto Catalán de la Salud (ICS), la mayor empresa pública del sector sanitario con ocho hospitales y el 80% de la atención primaria a su cargo, asumirá el control de la atención domiciliaria continuada en Barcelona, La Mina y Montcada i Reixac, los tres únicos territorios de Cataluña que mantenían privatizado este servicio.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) es el organismo encargado de coordinar el servicio, que se activa cuando cierran los centros de atención primaria (CAP). La diferencia de Barcelona con el resto de Cataluña radica en quién recibe la llamada y activa al médico. Hasta ahora, durante el día, la llamada la recibía el CAP y éste enviaba a su médico al domicilio. Cuando el ambulatorio cerraba, el 061 CatSalut Respon (un servicio del SEM) recibía la llamada y activaba al médico subcontratado, que acudía al domicilio. En el caso de Barcelona era, desde 2010, la empresa privada Sar Domus, que también ganó el concurso para Montcada i Reixac y Sant Adrià del Besòs.

Esta desprivatización no supondrá ningún cambio para el usuario a la hora de solicitar la asistencia, ya que tendrá que llamar igualmente al 061 CatSalut Respon para activar el servicio. La diferencia está en que el médico o el enfermero que acudirá a su domicilio será del ICS, no de una empresa privada. El consejero de Salud, Toni Comín, ha defendido este lunes que esta medida ayudará a preservar el "continuum asistencial", una demanda histórica de los sanitarios en este servicio, ya que el médico que se desplace al domicilio "podrá prescribir recetas que quedarán registradas en la historia clínica compartida o solicitar visita de seguimiento con el médico de cabecera".

El Departamento ha asegurado que desprivatizar este servicio "no supone más recursos". De hecho, el ICS recibirá los 2,4 millones de euros que se pagaba hasta ahora a empresas privadas por este servicio. La empresa pública dispondrá de 40 nuevos interinos contratados ad hoc y otros 108 médicos y enfermeros que harán guardias voluntariamente. "Con la entrada del ICS a este servicio seguimos una línea estratégica de este gobierno: profundizar en el carácter público del sistema", ha celebrado Comín.

La comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, también ha defendido que esta desprivatización significa un "refuerzo de la atención primaria, una integración de los servicios sociales y sociosanitarios, y un refuerzo del carácter público".  

Más información