Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Fallas llegan a la fase final para ser patrimonio de la humanidad

La UNESCO confirma que las fiestas cumplen los requisitos para recibir la distinción

La falla Cuba-Literato Azorín se ha alzado con el primer premio de la sección Especial. EFE/Gustavo Grillo

La secretaría de la UNESCO ha anunciado este lunes que las Fallas de Valencia entran a formar parte de la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, puesto que cumple "satisfactoriamente" los cinco criterios requeridos.

El paso se daba por muy probable y la gran decisión sobre si las fiestas pasarán a entrar en esta categoría de la UNESCO se tomará en la reunión que el Comité Intergubernamental para la Salvaguarda de Patrimonio Cultural Inmaterial celebrará del 28 de noviembre al 2 de diciembre en Adís Abeba (Etiopía).

La nominación, ha resuelto la UNESCO, satisface criterios como su compatibilidad con los derechos humanos, la apertura a "cualquier grupo social", de cualquier edad, profesión y clase social, al tiempo que permite "una representación y participación de las mujeres en la planificación y la realización cada vez mayor".

Asimismo, sugiere que formar parte de esta lista permitiría llamar la atención sobre otros festivales del fuego nacional e internacional y sus respectivas comunidades de la región mediterránea. Y "mejoraría la reflexión colectiva y la comprensión social, tanto en España como en el extranjero".

Además, añade que las Fallas de Valencia destacan por la creatividad en las artes y oficios y su salvaguardia permite la continuidad de muchas habilidades, al tiempo que el uso de tintes satíricos, poemas y otras formas de literatura también pueden ser vistos como "una importante fuente de inspiración para que el patrimonio cultural inmaterial sea relevante en el mundo contemporáneo".

El informe destaca la "transmisión intergeneracional activa" en las comisiones falleras, así como la participación activa de las comunidades, ayuntamientos y universidades.

La UNESCO menciona el hecho de que las figuras, los ninots, aluden frecuentemente a problemas sociales: "Erigida en la plaza del pueblo, la falla se le prende fuego al final de la fiesta, que va del 14 al 19 de marzo, para simbolizar la llegada de la primavera, la purificación y el rejuvenecimiento de la actividad social de la comunidad. Mientras tanto, bandas de música desfilan por las calles, comidas al aire libre se llevan a cabo y los fuegos artificiales en escena".