Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaudí, a subasta

Vendido por 382.144 euros en Christie’s de Londres uno de los bancos de la Colonia Güell creados por el arquitecto

El banco que se vende en Christie's de Londres este miércoles.

El banco realizado por Antoni Gaudí para la cripta de la Colonia Güell de Santa Coloma de Cervelló que vendía este miércoles Christie’s de Londres partía con una de las estimaciones más bajas de estas piezas. Sin embargo, la pieza ha estado a punto de superar el precio de un banco similar vendido en diciembre de 2013, ya que si partía con un precio estimado entre los 90.000 y 134.000 euros al final el lote se ha rematado en 341.000 libras esterlinas (382.144 euros), un precio realmente alto para una obra de este arquitecto y diseñador catalán. Por supuesto no ha trascendido la entidad, persona y la nacionalidad de quién lo ha acabado adquirieno

El banco es uno de los 20 que creó Gaudí en compañía de los carpinteros Enric y Tomàs Bernat entre 1913 y 1914 para que se sentaran los feligreses de esta iglesia. Como materiales usaron las correas de hierro de las balas de algodón americano y egipcio, la materia prima de la fábrica textil, y el asiento se realizó con la madera de las cajas del embalaje en el que llegaba la maquinaria de Inglaterra; ejemplos del reciclaje total que Gaudí realizaba de los materiales que tenía a mano, que le llevaron, también, a emplear las agujas de los telares como guías de las vidrieras del templo. La forja la trabajó a mano y los hierros se unieron mediante remaches, utilizando tornillos solo para unir los asientos al metal, demostrando el uso funcional, que no ornamental, del hierro en la obra de Gaudí.

El banco que se ha vendido esta tarde en la capital inglesa es el último que sale a la luz de los cinco que el párroco de la iglesia vendió en 1972 (por 10 millones de pesetas) para poder hacer frente a los gastos de mantenimiento del edificio en un periodo de crisis generalizado del sector textil. Momento en el que se les perdió la pista a estas piezas hasta que han ido apareciendo, a cuentagotas, en subastas o se han integrado en colecciones de arte. En 1976 el MoMA de Nueva York ya contaba con una de ellas y en 1977 el Centro de Creación Industrial de París contaba con un segundo banco que acabó, en 1993, en el Museo de Orsay. En 2011 Sotheby’s París vendió un tercer banco por el que se pagaron 385.000 euros y en diciembre de 2013 el cuarto lo vendió Christie’s de Nueva York rematándose por 182.000 euros al final (pese a que el lote salía a un precio de 148.000 euros).

Dos vistas de la pieza de hierro en forma de dragón o ave que se subasta el próximo día 2.

La coincidencia ha querido que la semana que viene salga a la venta una segunda pieza de Gaudí. En este caso es una figura con forma de dragón realizada en hierro forjado que vende Arte Subastas Bilbao por un precio de salida de 60.000 euros. La obra, una especie de filigrana de 108 centímetros de altura que representa a este mítico y simbólico animal en posición rampante y echando fuego por la boca. “Se puso a la venta en una casa de subastas de Madrid en 2012 pero no se alcanzó el precio pedido porque no contaba con un certificado de autenticidad”, explica Germán Jubera desde Bilbao, que asegura que si se supiera para qué trabajo del arquitecto se realizó la pieza alcanzaría tendría más valor. “Tiene todos los permisos de exportación por lo que si el mercado internacional se interesa alcanzará un remate mayor”, remacha Jubera.

La pieza cuenta desde 2014 con un certificado de Daniel Giralt-Miracle en el que concluye que no “dudamos en ratificar que su autor fue Antoni Gaudí, porque esta figura se inscribe perfectamente en la manera de hacer del arquitecto, tanto en relación con los símbolos artísticos utilizados, como por las técnicas artesanas aplicadas”. Ayer Giralt-Miracle aseguraba, sin descartar que la figura fuera en realidad un ave y no un reptil, que la obra está realizada con la misma técnica de planchas y pletinas que Gaudí retuerce y alabea como hace en otras obras de juventud, entre ellas las figuras de la puerta del Palau Güell.