Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derribada la estatua de Franco colocada en el Born de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ha retirado los trozos del monumento esta madrugada

Derribo y retirada de la estatua ecuestre de Franco.

Tres individuos derribaron anoche la estatua decapitada de Franco que desde el lunes se exhibe en Barcelona dentro de la muestra Franco, Victòria, República, Impunitat i Espai urbà  en el Born Centre Cultural y Memoria (BCCM) de Barcelona. Durante los últimos días a la escultura le han hecho de todo: ha quedado llena de huevos, le han puesto una cabeza de cerdo y hasta se ha visto acompañada de una muñeca hinchable. Finalmente la han roto y, minutos después de la una de la pasada madrugada, una brigada del Ayuntamiento de Barcelona retiró los restos del monumento.

Fueron necesarios dos camiones de los servicios municipales de medioambiente para retirar obra de Josep Viladomat. Primero los operarios cargaron en un pequeño vehículo lo que quedaba de la figura del cuerpo del dictador. Algunos testigos aplaudieron al ver la escultura colgando e incluso unos jóvenes descorcharon una botella de cava. Después fue el turno del caballo, que fue introducido en la bañera de un camión más grande. Pasadas las dos de la madrugada no quedaba ni rastro de la polémica figura decapitada.

Todo empezó poco después de las 22.00. Tres jóvenes saltaron una barrera de medio metro de altura que protege a las esculturas de la muestra y, según fuentes presenciales, hicieron palanca en la de Franco hasta tirarla al suelo. La figura impactó contra el pavimento y se rompió por varios puntos. En el momento en que tuvo lugar el sabotaje la escultura del caudillo lucía una estelada con los colores del arcoíris, el símbolo con el que se identifica el movimiento independentista LGTBI.

Dentro del BCCM una pareja de vigilantes estaba grabando a los tres vándalos desde las cámaras del interior del centro. Tras el impacto contra el suelo los tres abandonaron el lugar a la carrera y una patrulla de la Guardia Urbana de Barcelona logró retener a uno de ellos. Tras ser identificado quedó en libertad. Los agentes abrieron una investigación para intentar identificar a los otros dos sujetos que quedaron retratados por las cámaras de seguridad.

Un grupo de personas contempla la estatua de Franco derribada. ampliar foto
Un grupo de personas contempla la estatua de Franco derribada.

Minutos después de caer la escultura se concentraron decenas de personas junto al Born con un mensaje común: “Se veía venir. ¡Qué esperaban!”. Los perfiles de Twitter de varios políticos de la oposición contrarios a la exposición encendían ayer las redes sociales con críticas al equipo de gobierno de Colau. Por su parte, el Consistorio no había valorado la noche de ayer si podrá restaurar la estatua ecuestre.

El final anticipado de la exposición de la escultura de Franco era de prever en el mismo momento que la colocaron en la vía pública. El primero que lanzó media docena de huevos contra la figura del dictador fue un conocido activista independentista, Ernest Sant. El hombre, de 48 años, realizó el acto vandálico apenas unos minutos después de la instalación de la figura. Fue identificado , pero los propios agentes de la Guardia Urbana le comunicaron que si el BCCM no interponía una denuncia contra él su actuación quedaría impune. El BCCM no presentó ninguna denuncia. “Hice diana en cuatro de los seis huevos que lancé”, relataba orgulloso el propio Sant dos días después, cuando fue con maíz hasta la estatua para “que vengan las palomas y la caguen”. El independentista basaba su acción en el hecho de que le molestaba la figura decapitada expuesta allí y que recibió desde el primer día impactos de huevos hortalizas y mucha pintura de color blanco y roja. El Ayuntamiento decidió no limpiar la obra. Ha pasado cuatro noches con estelades, símbolos, pegatinas e incluso un joven colocó sobre el regazo del dictador una muñeca hinchable durante unos minutos.

El pasado miércoles unos estudiantes de geografía de la Universitat de Barcelona se presentaron en la plaza con una docena de huevos y comenzaron a hacer dianas entre risas mientras el vigilante del BCCM miraba la acción. Incluso se acercaron hasta el pu esto unos turistas a bordo de unos segways que se unieron al lanzamiento.

Nunca una exposición al aire libre tuvo tanta expectación en Barcelona. Ayer por la mañana, alguien colocó una cabeza de yeso con los labios pintados transvistiendo al dictador. Horas antes, otra persona colocó una cabeza de cerdo en el lugar donde debía estar la cabeza de Franco.

La escultura fue diseñada por Josep Viladomat en 1963 e instalada en el castillo de Montjuïc. En 1985, unos activistas lanzaron pintura rosa sobre la figura del dictador y fue trasladada al museo militar. En 2008, se retiró a un almacén municipal donde en 2013 alguien, que jamás ha sido identificado, decapitó la figura. 

Más información