Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planeta, un premio eufórico

El grupo multimedia celebra hoy la 65ª edición de su galardón literario en un contexto de récord de originales, un aumento de la facturación del 10% y su entrada editorial en Italia

Josep Creuheras, entre Rosa Regàs (izquierda) y Carmen Posadas, miembros del jurado del premio Planeta.
Josep Creuheras, entre Rosa Regàs (izquierda) y Carmen Posadas, miembros del jurado del premio Planeta.

Los satélites se han alineado para celebrar hoy en Barcelona la 65ª edición del premio Planeta: el grupo multimedia cerrará el año con un crecimiento de un 10% de su facturación; en breve entrará en el mercado italiano, ha subido en el ranking mundial cerrando el grupo de los top ten y baten récord de originales presentados al galardón: 552 manuscritos.

Tras comprar una escuela de negocios francesa, Eslsca Business School (la de formación es una de las divisiones que se quiere ampliar), el grupo está inmerso en el desembarco en Italia con la creación de un nuevo sello editorial junto a su socio DeAgostini. El presidente de Planeta, José Creuheras, explicó que ambas firmas crearán “de cero” y al 50% la editorial De A Planeta Libri, cuya sede estará en Milán y donde ´la firma catalana aportará un notable know-how en edición literaria, así como la posibilidad de un catálogo muy amplio de autores. “Es una apuesta de futuro para el grupo tener un mercado en otra lengua como la italiana y en el que todavía no estamos”, afirmó Creuheras. La empresa, que ya está constituida, lanzará el primer libro en Semana Santa. Crehueras, no obstante, no quiso dar previsiones de facturación de ese sello y recordó que el negocio obedece a un calendario a largo plazo. “No es tan importante la cifra como hacer un catálogo de calidad”, añadió.

La entrada en Italia permitirá a Planeta, ya muy asentada en América Latina (donde tiene sede en 12 países), ir consolidando su presencia en Europa, donde además de los sellos españoles posee Editis, el segundo grupo editorial francés. Las previsiones para el cierre del año apuntan a un crecimiento del 10% la cifra de negocio del grupo, hasta alrededor de los 3.300 millones de euros, y de un aumento del beneficio operativo (Ebitda) superior, de más del 15%, hasta alrededor de “los 350 o 355 millones”, según Creuheras. El presidente del grupo precisó que el 55% procede de la parte editorial, mientras que el resto proviene de los medios de comunicación (participa en, entre otros, Antena 3, La Sexta o La Razón) y del sector de la formación.

En ese eufórico contexto, Creuheras desbrozó algunas de las grandes cifras de un galardón creado dos años después del nacimiento de la editorial. Todo impactante: cerca de 22.000 originales presentados (unos 340 anuales de media) y 42 millones de libros vendidos (650.000 por convocatoria); la consecuencia: dos premios Planeta en cada hogar español.

La excepcionalidad de la fecha y el contexto de cierto optimismo que vive el sector (en 2015 creció por vez primera en los últimos años un 2,8%) convocó al acto previo del galardón la inusual presencia del director general de la División Editorial de Librerías de Planeta, Jesús Badenes, que confirmó los buenos augurios: la previsión de crecimiento de la facturación del sector podría alcanzar este año un 2%. También fue espantando amenazas: el e-book “pesa menos del 4% en el consumo, mientras que el comercio electrónico del libro físico es solo del 7%, por lo que nueve de cada 10 libros se compran en España en librerías y en formato papel”, resumió de una tacada. Un contexto que redondeó con que el 60% de los españoles leen libros.

Para dibujar apenas una pequeña nube, cifró en 80 millones los libros adquiridos en España, lo que implica “dos ejemplares por ciudadano”. La venta media de apenas unos 2.000 ejemplares por título comporta “una remuneración por libro muy baja. Por ello, a la estela de la afirmación previa de su presidente de que el premio Planeta tiene por objetivo “fomentar y descubrir nuevos lectores”, Badenes remachó esa necesidad de ensanchar el número d electores en España “a partir de las redes sociales”, potenciar el storytelling o la fuerza de contar historias (“el 60% de los Oscar de Hollywood son a películas basadas en novelas; los libros son el I+D de la industria de contenidos”) y la internacionalización del grupo.

De la edición del premio destaca la gran mezcolanza de géneros que muestran la decena de novelas finalistas, según un jurado que, en privado, se manifestó dividido ante la pregunta del sector desde hace 24 horas: ¿Es justo el Nobel de Literatura para Bob Dylan? “No somos quién para juzgar las decisiones de la Academia Sueca; en cualquier caso, no podría ganar el Planeta porque no tiene novela en lengua castellana, como dicen las bases, presentada”, bromeó Creuheras.