Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santiago Bernabéu podrá tener un hotel y un centro comercial en su interior

El equipo derribará la Esquina del Bernabéu, que se convertirá en una plaza privada de uso público

El nuevo estadio tendrá una cubierta retráctil. AYUNTAMIENTO DE MADRID ATLAS

El futuro estadio Santiago Bernabéu no ampliará su actual superficie edificable, pero podrá alojar en su interior una nueva zona comercial y un hotel. Así lo explicó el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, tras la presentación del proyecto, en la que intervino la alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid). En el espacio situado entre el paseo de la Castellana y la fachada oeste del estadio se levantará un atrio de entrada al campo de 2.000 metros cuadrados, sobre los cuales se apoyará parte de la ampliación del nuevo estadio. La Esquina será derribada para crear una plaza privada de uso público.

El nuevo proyecto del estadio del Real Madrid modificará la maqueta del anterior diseño, ya que fue bloqueado por los tribunales, pero no renunciará a su gran objetivo comercial: ser un espacio único entre las catedrales del fútbol europeo en cuanto a integración en el mismo complejo de una gran zona comercial y un hotel de lujo, desde cuyas ventanas, por ejemplo, se podrán ver los partidos en directo.

En la presentación del futuro estadio del Real Madrid —para cuya remodelación el equipo de fútbol prevé destinar 400 millones de euros— su presidente, Florentino Pérez, delineó las intenciones de la sociedad merengue: "Nadie dice que no puede haber actividad comercial o un hotel. No aumenta la edificabilidad, que era una de las pegas del Tribunal Superior de Justicia. Seguimos con 125.000 metros cuadrados edificables y estamos estudiando las posibilidades, porque con la edificabilidad que tenemos hay que valorar la mejor opción", dijo. Para no incumplir este límite, Pérez detalló en una abarrotada sala de prensa que el club ya ha trasladado las oficinas del Bernabéu a un nuevo edificio en Valdebebas.

Con este proyecto, el Consistorio da su visto bueno a la idea de convertir el actual espacio situado entre el paseo de la Castellana y la fachada oeste del estadio, actualmente destinado a aparcamiento, en una plaza pública de uso peatonal, que servirá de antesala a la puerta principal del estadio. Se tratará de una especie de soportal o alero de 21 metros de ancho, que no tocará el suelo pero que permitirá al Real Madrid ampliar el espacio interno del estadio. "Dicho vuelo no apoya sobre el suelo, por lo que no altera el carácter público del mismo ni los límites de la parcela actual", sostiene el Consistorio.

Estadio Santiago Bernabeu ver fotogalería
Así será el futuro Santiago Bernabéu, en una imagen facilitada por el Ayuntamiento de Madrid.

Nueva plaza pública

El club más galardonado del fútbol europeo llega así a un acuerdo con el Ayuntamiento en uno de los puntos más conflictivos del anterior proyecto: el área comercial, que debía ocupar parte del paseo de la Castellana y que fue bloqueada en febrero por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Una de las contrapartidas que el Consistorio pedía al Real Madrid en ese viejo diseño era que convirtiera el centro comercial de La Esquina del Bernabéu, entre las calles de Concha Espina y de Padre Damián (unos 6.000 metros cuadrados de superficie), en un parque. El nuevo plan especial mantiene esta idea, puesto que el Real Madrid se compromete a convertir esa zona en una plaza privada de uso público, dentro de un esquema de mejora del área que rodea el estadio.

El gobierno municipal celebró el acuerdo. Desde diciembre ha ido señalando que sólo permitiría un proyecto "compatible con el interés público". Este martes la alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), resaltó que se ha desbloqueado uno de los grandes asuntos pendientes del ámbito urbanístico de la ciudad. La prioridad del Ayuntamiento era que la nueva fachada de uso comercial y hotelero no ocupara viario público, y el plan del Real Madrid no prevé superar los 125.000 metros cuadrados de superficie actual.

Estadio Santiago Bernabeu
Florentino Pérez y Manuela Carmena.

"No hay cosas peores para una ciudad que los estancamientos", afirmó la alcaldesa, quien destacó la "cooperación" en el diálogo entre el Consistorio y el club de fútbol. Por su parte, el presidente del Real Madrid señaló la "importancia" y el impacto del nuevo estadio en el entorno urbano. Recordó el valor turístico de una instalación que, además de ser un "icono emblemático" de la ciudad, es también el tercer museo más visitado de Madrid, por detrás del Reina Sofía y del Prado.

Segundo apellido

El nuevo Santiago Bernabéu tendrá además una iluminación externa. Se parecerá en este sentido al estadio Allianz Arena del Bayern de Múnich, en Alemania, que gracias a una cobertura integral traslúcida emite luz cambiante de varios colores a partir del atardecer y durante la noche. Esa envoltura ligera facilitará la ventilación natural y se levantará en verano.

El Bernabéu seguirá llevando el nombre de su antiguo presidente, el que dirigió el club durante 35 años hasta su muerte, en 1978. Pero podría ganar un segundo "apellido comercial", admitió Pérez. Este podría ser el de Ipic, la empresa petrolera dueña de Cepsa, que firmó un acuerdo en 2014 para ser uno de los patrocinadores de las reformas del nuevo estadio.

El diseño, firmado por el equipo de arquitectos alemanes Gerkan, Marg und Partner Architekten, prevé un incremento de la altura y los vuelos del edificio a fin de instalar una nueva envoltura para el estadio de bandas de acero y líneas vanguardistas.

El nuevo estadio tendrá también una cubierta retráctil que sobrevolará integralmente las gradas y el campo, y que tardará 15 minutos en abrirse. En la zona este del campo se creará una grada nueva de 3.000 asientos, lo que dotará al estadio de asimetría entre ambos laterales. Aun así, el aforo será el mismo con una redistribución de asientos y con el rediseño de los graderíos.

Finalmente, el proyecto incluirá mejoras en la avenida de Concha Espina, con la ampliación de las aceras tras la demolición de las torres de evacuación, que serán reconfiguradas.

Menor impacto acústico

"El impacto acústico hacia el exterior se reducirá", explicó el responsable del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, quien agregó que el Consistorio ha vinculado el plan de movilidad de la zona al proyecto especial para la remodelación del estadio. "Se ordena todo el entorno, tanto el frente de Castellana como el de la propia esquina del Bernabéu", añadió Calvo, aunque no detalló los planes del Ayuntamiento para resolver problemas de exceso de tráfico durante los días de partido.

"Las obras empezarán lo antes posible", explicó el presidente del Real Madrid. La fecha de arranque no será con toda probabilidad anterior a 2017. Antes, la Junta de Gobierno municipal debe dar su visto bueno definitivo al plan y pasar a continuación un periodo de un mes de información pública para que los ciudadanos presenten alegaciones. Las obras saldrán a licitación en un proceso al que no podrá concurrir la constructora de Florentino Pérez.

PP y Ciudadanos se mostraron favorables al acuerdo alcanzado. El concejal del PP José Martínez Almeida afirmó que tiene una "visión positiva" del proyecto, aunque dijo quedar a la espera de ver más detalles.

Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, ve con buenos ojos este "proyecto vanguardista" y se ha congratulado de que, por lo menos, "salga adelante alguno, mientras otros siguen parados".

Asimetría. El nuevo estadio tendrá una grada nueva de 3.000 asientos, lo que lo dotará de asimetría entre ambos laterales. La operación para las mejoras alcanza los 400 millones de euros y las obras empezarán "lo antes posible", dijo Florentino Pérez.

Graderío. Las nuevas gradas ganarán en calidad y comodidad. Está prevista en el proyecto la mejora general del nivel de confort de los usuarios del estadio, para lo que se rediseñarán los graderíos, sin incremento del aforo total. 

Seguridad. Los sistemas de evacuación también mejorarán. Según el proyecto presentado este martes, se incrementará el número de accesos para llegar a las gradas, con lo que disminuirán las distancias a recorrer para abandonar el estadio. También se reconfigurarán las torres de evacuación y los accesos directos para emergencias. 

Proyecto anterior. El anterior proyecto, ahora arrinconado, permitía crear un centro comercial y hotelero de 12.250 metros cuadrados en la fachada del paseo de la Castellana, así como hacer un aparcamiento subterráneo de 600 plazas.

Más información