Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta andaluza aprueba la semana laboral de 35 horas

La medida, que beneficiará a 270.000 empleados públicos, empezará a ejecutarse el 16 de enero

Trabajadores del sector público, durante una pasada protesta en Sevilla.

Vuelta a las 35 horas semanales para los 270.000 empleados públicos de la Junta de Andalucía. Es la medida acordada este martes en el Consejo de Gobierno, que al estar tramitada por decreto ley tendrá que ser convalidada por el Parlamento. "Es una medida que supone más servicio público, más calidad y más conciliación. Además es una cuestión de voluntad política y el Gobierno está decidido a implantarla. Sería irresponsable impedir que los profesionales no se puedan beneficiar ahora de la recuperación", ha declarado el portavoz de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, en San Telmo.

La medida, que elimina las 37,5 horas semanales que el Gobierno central estipuló para los empleados públicos en 2012, ya intentó implantarse en Castilla-La Mancha, pero el Tribunal Constitucional falló en contra de la iniciativa tras un recurso presentado por el Gobierno central. País Vasco y el Ayuntamiento de Madrid también han procurado implantar el cambio, pero en ambos casos ha recurrido el Ejecutivo de Rajoy.

Tanto la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, como Vázquez han hecho público su deseo de que la medida no se recurra desde el Gobierno central. "Nuestro Estatuto de Autonomía nos da plenas competencias en la gestión de la función pública", ha declarado Vázquez, que ha estimado que esta medida va a generar también "miles de empleos", sin matizar los datos. 

Díaz ya anunció el pasado jueves la aprobación de esta medida, prevista en el discurso de investidura y acordada el pasado mes de junio con los sindicatos CCOO, UGT y CSIF, que integran la Mesa General de Negociación Común de la Administración autonómica. Previsiblemente, la medida comenzará a implantarse el próximo 16 de enero, excepto para el ámbito sanitario, que se ejecutará de forma paulatina dependiendo de los grupos de trabajo; y para el educativo, que tendrá que esperar a septiembre de 2017 con la entrada del nuevo curso.