Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La realidad se impone en Swab

La 9ª edición de la feria contemporáneo de Barcelona incorpora la ciudad y consolida la presencia asiática y latinoamericana

Aspecto de una galería en la pasada edición de Swab de Barcelona.
Aspecto de una galería en la pasada edición de Swab de Barcelona.

Completamente recubierta de barro, la artista filipina Lilibeth Cuenca reinterpreta su idea de la creación en una performance que pone los pelos de punta. Los temblores de su cuerpo desnudo atestiguan el esfuerzo de estar durante dos horas en un ataúd escultural, sin poder ver ni moverse, mientras el público enciende velitas a su alrededor. Justo enfrente la mexicana Amor Muñoz, convertida en autómata humano, va dibujando miniaturas de componentes electrónicos al ritmo de un metrónomo. Para hablar de los tiempos de producción y la obsolescencia galopante que nos rodea, realizará este ejercicio ocho horas cada día durante la feria de arte contemporáneo Swab, que se celebra desde hoy hasta el domingo en el Pabellón Italiano de Montjuïc con la participación de 73 galerías de 25 países.

Swab en cifras

  • 73 galerías
  • 25 países
  • 5 programas
  • 7 premios
  • 3 residencias producción
  • 10 euros la obra más barata (poster de Francesc Abad en Arts Coming)
  • 35.000 euros la obra más cara (tapiz de Joaquín Segura en Arena México)
  • 20.000 visitantes previstos

Las propuestas pertenecen a la sección Solo Swab, reservada a América Latina, donde se encuentra también la obra más cara de la feria, un tapiz del mexicano Joaquín Segura de 35.000 euros. Es una excepción, ya que la mayoría de piezas oscilan entre 3.000 y 5.000 euros. Aunque sigue manteniendo una política de precios contenidos, que le permite abrirse a un público más amplio y al coleccionismo joven, en sus nueve años de trayectoria Swab ha consolidado su perfil internacional y sigue explorando nuevos formatos. Es el caso del programa de residencias que ha ofrecido a tres cineastas chinos emergentes la posibilidad de realizar una obra en y para Barcelona. Sus creaciones, que exploran los límites entre cine de autor y videoarte, se pueden ver gratuitamente en tres contenedores fuera de la feria.

Es una de las iniciativas que el fundador de Swab, el arquitecto Joaquín Díez-Cascón, ha puesto en marcha para reforzar los vínculos con la ciudad, dada también la extraña reticencia a colaborar de algunas galerías barcelonesas de primera división. Una ausencia que este año se intenta paliar con el programa In & Out, comisariado por Frederic Montornés e Imma Prieto, que reúne diez artistas representados por otras tantas galerías barcelonesas que no participan en la feria.

Un foco importante está dedicado a ocho iniciativas independientes del Magreb, que intentan ofrecer una visión no catastrofista del mundo árabe. Independientemente de su procedencia, en la mayoría de obras la realidad predomina sobre los aspectos más fantásticos y conceptuales. Lo demuestran obras tan distintas como las esculturas hiperrealistas de Alejandro Monge (3 Punts), las pinturas sobre papel de arroz con detalles animados de Liu Dao (island6), las vídeo pinturas de Gabriel Castaño (Trema), los universos en miniatura de Nuria Torres y los dibujos de Lluís Feo (N2) sobre papel piedra que se puede dibujar sólo debajo del agua. Incluso los collages de paisajes inventados de Santiago Giralda (Moisés Pérez de Albéniz) y las pinturas a capas de Garikoitz Cueva (Trama) donde nada es dejado al azar, pese a su apariencia abstracta mantienen un estrecho vínculo con la realidad.

Un ‘weekend’ para el arte

Este año Swab coincide con el Gallery Weekend, la 2ª edición de un evento que se celebra en todas las grandes ciudades europeas para abrir las galerías a públicos diversos. Promovido por la asociación Art Barcelona, el BGW reúne 23 galerías y la Fundación Blueproject, que ofrecerán exposiciones especialmente pensadas para la ocasión. Además, gracias a un programa de cinco producciones específicas, se abrirán al público otros tantos espacios poco conocidos de la ciudad, como la antigua fábrica textil Can Trinxet, el Club Billar Barcelona, la Biblioteca Arús o las caballerizas de la Unidad Montada de la Guardia Urbana de la Ciutadella.

Los organizadores se han propuesto consolidar la cita tras conseguir en la edición del año pasado 50.000 visitas.