Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerta Bonita pide prórroga

El club de Carabanchel busca 30.000 euros para saldar una deuda con un jugador y evitar su desaparición tras 74 años de historia

Entrada a las instalaciones del Puerta Bonita el pasado lunes. Ampliar foto
Entrada a las instalaciones del Puerta Bonita el pasado lunes.

En el Club Deportivo Puerta Bonita, en el distrito de Carabanchel, no se recordaba una semana de tanto trajín desde su ascenso a Segunda B, en la temporada 2012-13. La noticia la adelantaba el lunes el portal del fútbol modesto madrileño, Elgoldemadriz.com: el equipo carabanchelero ponía fin a 74 años de historia por no poder pagar una deuda de 30.000 euros contraída con el exfutbolista Roberto Peragón, que la entidad no podía asumir.

Algo que llegó a confirmar su presidente, Manuel Campa, a los propios jugadores y al entrenador, Luis Carlos López. Pero, al parecer, y según ha contado el propio Campa a EL PAÍS, el Puerta Bonita tiene intención ahora de pagar esa deuda y seguir, así, en el grupo 2 de la categoría Preferente, si bien no explica de dónde obtendrá la suma que debe abonar.

Esta historia se remonta a hace tres años. Fundado en 1942, el Puerta Bonita vivió su momento de gloria con el ascenso en aquellos años a la Segunda División B. Por primera vez en sus más de siete décadas de vida, el equipo carabanchelero se estrenaba en la división de bronce de la liga española. Muy pocos podían presagiar entonces que la continuidad de este club pudiese llegar a peligrar solo un par de temporadas después. Sobre todo teniendo en cuenta el flamante fichaje que posó ese verano con su camiseta blanca.

Roberto Peragón (Madrid, 1978) llegó al Puerta Bonita con la vitola de haber sido delantero del Rayo Vallecano o del Almería. Era el atacante perfecto para garantizarse la permanencia.

Pero todo se torció: Peragón marcó 7 goles en 26 partidos, pero se lesionó y el equipo acabó antepenúltimo y descendió a Tercera División. Además, su caída a una categoría inferior (menos ingresos) coincidió con una deuda de 30.000 euros con el futbolista, que denunció lógicamente al club por el impago.

Según precisan fuentes de la Asociación de Futbolistas Españoles, al jugador se le contrató por dos años y lo que se le debe es el salario de esa segunda temporada en Tercera División.

A causa del impago, todo acabó en juicio y con el Club Deportivo Puerta Bonita condenado a abonar esa deuda, que es, precisamente, lo que ha provocado su —casi— desaparición.

“El reglamento es claro. Cualquiera que tenga deudas económicas tiene que solventarlas antes del inicio de la competición. Si no, no se le tramitarán las licencias y se le suspenderán los servicios federativos”, explican desde la Real Federación de Fútbol de Madrid.

Este organismo recibió en julio de este año un comunicado de la Real Federación Española instándole a no tramitar las licencias federativas de este señero club madrileño si no pagaba. Es decir, el Puerta Bonita no podía inscribir jugadores.

Esto hizo que el pasado fin de semana, el presidente del equipo solicitase la suspensión previa del encuentro entre la Escuela de Fútbol Arganda y el Puerta Bonita. “Como solicitó esa suspensión, no se consideró que fuera incomparecencia y se les dio el partido por perdido. El problema es que, de no presentarse otra vez, sería reincidencia. Y con una segunda vez que no comparezcan en el campo, causarían baja inmediata de la competición”, añaden desde la federación madrileña.

El derbi

Y esto es lo que, se suponía, iba a pasar: que el Puerta Bonita no iba a jugar este domingo el derbi con el Real Club Deportivo Carabanchel, su vecino y máximo rival, ni iba a comparecer tampoco en el siguiente partido. Así, su final, tras 74 años de historia, estaba previsto para la tercera jornada. El próximo 2 de octubre de 2016.

“Lo que estamos intentando, ahora, es aplazar el encuentro ante el Carabanchel. El primer equipo del Puerta Bonita no va a desaparecer porque vamos a pagar la deuda a Peragón. Y las categorías inferiores no peligran: los 330 chavales que hay aquí pueden estar tranquilos”, asegura Manuel Campa, su presidente. El entorno jurídico del exjugador, eso sí, no tiene constancia de este último giro de los acontecimientos, aunque reconocen que las negociaciones no están rotas.

Más información