Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El delfín hallado en la Casa de Campo es un ejemplar común

La conclusión llega tras más de cinco meses de trabajo y de estudiar su ADN

Cuerpo del delfín hallado en la Casa de Campo el martes
Cuerpo del delfín hallado en la Casa de Campo el martes

Poco a poco comienza a saberse algo más del misterioso delfín hallado en marzo en la Casa de Campo de Madrid. Los análisis de ADN han concluido que se trata de un Delphinus delphis o delfín común oceánico o de aletas cortas. Es decir, no se trataría de un delfín de río como se llegó a pensar inicialmente, ni tampoco sería un Stenella coeruleoalba (o delfín listado), que era la otra opción que manejaban Isabel Rey y Ángel Garvía, los científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales que han estudiado el cuerpo del cetáceo.

Esta conclusión llega tras más de cinco meses de trabajo. Fuentes del museo explican que durante los análisis fue necesario pedir un cebador para multiplicar el ADN y así poder determinar la especie. “No es algo que se haga de un día para otro”, matizan.

Esta información se suma a lo que ya se sabía del animal: es un ejemplar joven, que mide 190 centímetros y por los insectos que había en el cadáver y su estado se cree que llevaba muerto varios meses antes de su localización en la Casa de Campo, el pasado 30 de marzo, gracias al olfato de César, el teckel de un vecino que lo encontró enterrado en unos matorrales. El animal estaba envuelto en una malla metálica. Fue llevado al Centro de Protección Animal.

De mar, no de río

En un principio, y dada su cercanía, se pensó que podía pertenecer al zoológico, pero posteriormente se confirmó que no faltaba ningún ejemplar. En Madrid solo hay 11 delfines y todos viven en Zoo Aquarium. En cualquier caso, ni el delfín listado ni el delfín común —las dos especies que se pensaron tras una primera aproximación— son habituales de ese tipo de recintos. “No son los típicos delfines que uno puede ver en el zoo, donde lo habitual es ver a un Tursiops truncatus o delfín mular. Tanto el delfín listado como el común se mueven en mar abierto”, precisa Manuel Gosálvez, biólogo marino. En un inicio, también quedó descartado que fuera un delfín de río (platanistoideos).

Las investigaciones del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil continúan después de que la fiscalía abriese en abril una investigación. Se siguen manejando las mismas hipótesis: tráfico de animales o coleccionismo. El animal permanece congelado en el Centro de Protección Animal.