Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat acumula ya 322 reclamaciones por Vueling

Consumo estudia ahora las quejas que la aerolínea no aceptó.

Pasajeros hacer cola en el aeropuerto
Pasajeros hacer cola en el aeropuerto

La Agencia Catalana de Consumo ha recibido un total de 322 reclamaciones relacionadas con el caos operacional que afectó a Vueling durante el verano. De estas, 206 se han presentado después del 15 de julio. Estas quejas son las que los viajeros han puesto tras ver rechazas las que habían presentado ante la aerolínea. La Generalitat además investiga un total de cuatro denuncias presentadas por usuarios, una más que las que anunció el consejero de Empresa Jordi Baiget durante una comparecencia en el Parlament hace un mes.

Una portavoz de la Generalitat atribuyó el aumento en el número de reclamaciones —que han duplicado las del mes anterior— a que ya ha pasado el tiempo establecido para que la aerolínea de bajo coste del grupo IAG tramite y responda a las quejas presentadas por los usuarios afectados. Si en un mes la respuesta no es satisfactoria, el viajero puede presentar una nueva alegación frente a la Agencia. Vueling no ofrece datos de cuántas reclamaciones ha recibido.

Un retraso promedio de 62 minutos en julio

Todas las aerolíneas son celosas con la información relacionada con la puntualidad. A falta de cifras oficiales, páginas especializadas como Flightstats.com permite conocer datos. Vueling presentó en julio pasado retrasos promedio de 62 minutos. La media de otras compañías de bajo coste europeas fue de 52,2 minutos. Solo el 47% de sus vuelos salieron a tiempo. La media es 66%.

Los continuos retrasos y problemas operativos que la compañía experimentó a principios de la temporada estival hicieron saltar todas las alarmas. Tanto la Generalitat como el Ministerio de Fomento terminaron por intervenir ante la polémica y la aerolína tuvo que adoptar un plan de contingencia para asegurarse de que cumpliría con los vuelos programados para las vacaciones. Vueling se vio obligada a aumentar el número de tripulaciones, mejorar el servicio de limpieza y puesta a punto de los aviones, y a tener más aeronaves de repuesto. Solo en El Prat la compañía opera unos 500 vuelos diarios, el 55% de la actividad de la terminal uno.

Baiget y el consejero de Territorio, Josep Rull, comparecieron en el Parlament el pasado 20 de julio para informar de las gestiones del Gobierno catalán ante las sombras del servicio de Vueling. Rull dijo entonces que en los primeros días de la crisis, unas 8.000 viajeros se habían visto afectados por cancelaciones y otros 56.000 por retrasos. La legislación europea establece que pueden solicitarse indemnizaciones en caso de cancelaciones, pérdidas de equipaje o a partir de la tercera hora de retraso a menos que haya una causa de fuerza mayor ajena a la aerolínea. Los importes pueden llegar hasta los 250 euros para vuelos de menos de 1.500 kilómetros.

En caso de esperas superiores a dos horas, la ley obliga al que el pasajero reciba información y asistencia —comida y bebida, dos llamadas telefónicas o acceso a correo electrónico, por ejemplo—. En caso de que la salida se produzca al día siguiente, la compañía también debe ofrecer alojamiento en un hotel y transporte.

En medio de la crisis, Consumo apostó a varios funcionarios en el aeropuerto para orientar a los viajeros sobre cómo realizar sus reclamaciones ante Vueling. De acuerdo con la Generalitat, entre el 15 de junio y el 15 de julio, la agencia recibió 116 quejas relacionadas con la aerolínea de bajo coste. De esa última fecha hasta la semana pasada, llegaron otras 206, para así alcanzar un total de 322, casi el doble.

Cuatro denuncias

El número de denuncias presentadas ante Consumo también ha aumentado. En su comparecencia en la Cámara catalana, Baiget aseguró que solo se había interpuesto una. Las nuevas cifras de la Generalitat elevan este número hasta cuatro.

Hace más de un mes, el secretario de Empresa de la Generalitat, Joan Aregio, aseguró que había exigido a Vueling que facilitara la cifra total de reclamaciones que había recibido derivadas de los problemas operaciones y que diera cuenta del importe que había destinado a sufragar las compensaciones correspondientes. Rull y Baiget aseguraron entonces que la empresa se negó a entregar esta información a Consumo, alegando que Cataluña no tiene competencias para hacerlo.

Los problemas operacionales, sin embargo, no parecen haber hecho mucha mella en la cuenta de resultados de Vueling. De acuerdo con un informe presentado por el holding a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), es la compañía de IAG que más crece en lo que va de año y hasta el 31 de julio, registró un aumento del tráfico del 17%. Solo en julio, el aumento fue del 13%.