Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid, un recorrido histórico desde el aire

El Ayuntamiento digitaliza 50.000 negativos de fotos desde el aire de la ciudad tomadas a lo largo de los últimos 90 años

Fotogalería Ver fotogalería
Una de las imágenes aéreas que está digitalizando el Ayuntamiento de Madrid.

"En esta fotografía tomada desde el aire en 1927 se puede ver el barrio de Salamanca. Solo había calles y huertos y los padres decían a sus hijos de no ir ahí, que no había nada que ver". José María Boyano es subdirector general de innovación tecnológica del Área de Desarrollo Urbano Sostenible de Madrid. Se encarga del proyecto municipal de digitalización de todas las imágenes aéreas de la capital, desde los años veinte del siglo pasado hasta 2016, custodiadas en los archivos municipales. Se trata de 50.000 negativos de tamaño diferente que el Ayuntamiento pondrá a disposición del ciudadanos a través de un portal web al que los ciudadanos podrán acceder a partir de 2018.

Las primeras fotos aéreas de Madrid se tomaron en 1927. Entonces la capital orbitaba alrededor de la Puerta del Sol y de la Plaza Mayor. Muchas zonas de la actual almendra central eran chabolas o huertos. Esos eran los años en que Primo de Rivera instauró la dictadura y en los que el duce Benito Mussolini hablaba del "bloque latino" para frenar al comunismo. Luego llegó la Guerra Civil y las imágenes de la capital se llenaron de edificios destruidos. En los cincuenta fueron los aviones estadounidenses del general Marshall los que sobrevolaron la ciudad para fotografiarla. Y en los sesenta y setenta, con la aluvión de inmigrantes, los barrios del sur-este se poblaron de forma rápida y desordenada.

"La ley imponía que la policía derrumbara solo los edificios que no tuvieran techo, así que la gente edificaba casas pequeñas y bajas. Además, la gente venía de los pueblos y en éstos se inspiraba", recalca Boyano.

Los ochenta dieron a España su transición democrática, la Unión Europea y las fotos aéreas en colores. Había dinero y la tecnología facilitó que el Ayuntamiento intensificara los vuelos para fotografiar los techos de la capital. Si en en 1927, el Consistorio tomó 25 instantáneas de toda Madrid, con una cámara anclada a un avión en el que un fotógrafo apretaba manualmente el gatillo y disparaba, noventa años después, tras el último vuelo realizado, hay 25 imágenes de cada punto de la ciudad, por un total de 7.800 imagenes de altísimas calidad.

Desde los años veintes del siglo pasado, Madrid recogió 50.000 negativos de la ciudad desde el cielo. Ahora todo este material empieza a digitalizarse. Una tarea que durará aproximadamente tres años, ya que cada toma será transferida manualmente al ordenador a través de un gran escáner.

Dos trabajadoras en el Archivo Histórico Aéreo del Ayuntamiento.
Dos trabajadoras en el Archivo Histórico Aéreo del Ayuntamiento.

El valor de esta operación, por la que el Consistorio ha destinado 242.871 euros gracias a un proyecto en colaboración con la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento, será tanto cultural como jurídico, señala Boyano. En el Consistorio los funcionarios reciben cada día a cuatro o cinco madrileños que preguntan por el archivo fotográfico. Quieren descubrir si un vecino cubrió ilegalmente su ático, o si invadió una parcela del terreno heredado del abuelo. Para los ingenieros y arquitectos, además, gracias a la digitalización de todas las fotos aéreas, será más fácil descubrir qué edad tienen los edificios o en qué terreno fueron edificados.

Para los historiados también el archivo digital tendrá un gran valor. En él podrán apreciar panorámicas de Madrid y comprender cómo se modificó el tejido urbano durante cada época. En la mayoría de las grandes ciudades europeas, por ejemplo, en los sesenta y setenta se construyeron grandes carreteras al lado de los ríos, analiza Boyano. "Ahora, en cambio, la tendencia es soterrarlas y edificar zonas de recreo, como el Madrid Río", añade.

Las grandes urbes tienen historias parecidas, y por supuesto retos comunes, vaticina este técnico del Consistorio. "El cambio climático va a suponer un cambio relevante para la ciudad. Habrá más calor y menos agua", está convencido Boyano. Según el director del proyecto de digitalización del archivo de Madrid de fotos aéreas en el futuro habrá menos vehículos contaminantes y más espacios verdes. Hasta "corredores verdes" que conectarán los parques de la ciudad. "En general, en Madrid será necesario ocupar las viviendas vacías porque está colmatada, y hacer más centros de interés para la ciudadanía", describe.

Más información