Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 60 personas participan en una besada junto a la sede del Obispado de Getafe

Los concentrados protestaban contra el escrito de Joaquín María López de Andújar contra la Ley contra la LGTBIfobia.

Ampliar foto
Besada delante del Obispado de Getafe.

Alrededor de 60 personas han participado en una besada junto a la sede del Obispado de Getafe, convocada por la asociación Gaytafe LGBTI+, en protesta por las críticas del obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, a la Ley contra la LGTBIfobia.

Tras la concentración, se ha leído un comunicado contra las afirmaciones de López de Andújar y del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, firmado por las asociaciones DiversAH y Gaytafe LGBTI+, condenando "el pensamiento cavernícola, medieval y reaccionario de estos señores". Asimismo, han señalado que, en contra de la opinión de los obispos, la Ley Integral contra la LGTBIfobia "ni contradice la moral natural, ni anula la enseñanza pública de la Iglesia, ni prohíbe rezar por quien pretenda cambiar la orientación de su vida, puesto que dicha ley en ningún momento conculca la libertad religiosa y moral".

"La Ley Integral contra la LGTBIfobia no ataca a las libertades religiosas, educativas, de expresión, de cátedra o científica, sino que pretende que las personas LGTBI tengamos los mismos derechos y nos veamos reflejados en espacios donde hasta ahora estábamos totalmente invisibilizadas o incluso donde se violaban sistemáticamente nuestros derechos", han subrayado.

Además, han apuntado que quienes de verdad sufren confusión no son las personas LGTBI, "sino los miles y miles de fieles católicos que con asombro tienen que ver como aquellas personas que tendrían que ser su guía espiritual se dedican a ningunear y atentar contra la dignidad de las personas LGTBI, entre las cuales hay muchos católicos".

Terapias contra la homosexualidad

También les parece "gravísimo e irresponsable que se defiendan las terapias de curación de la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad, cuando está demostrado que dichas terapias son muy peligrosas para la integridad física y psíquica de quienes se someten a ella y que constituyen un riesgo para la salud pública, por no hablar de la dudosa legalidad de los métodos que se emplean en las mismas, dignos de una película de terror".

"Agradecemos que tras insultarnos, descalificarnos y atentar gravemente contra nuestra dignidad, los obispos firmantes del comunicado nos tiendan una mano para dialogar y construir alternativas y ofrezcan sus oraciones para sanarnos pero, con toda la educación que nos es posible, debemos rechazar tales oraciones, básicamente porque no hay ninguna persona LGTBI a la que sanar", han destacado.

Por último, exigen a las autoridades competentes "que se tomen medidas contra los autores" por entender que el comunicado de los obispos "exhorta al odio y la discriminación contra las personas LGTBI y que puede ser constitutivo de delito en función de la legislación vigente que previene tales manifestaciones y a las cuales no entendemos amparadas ni por la libertad de expresión ni por la libertad religiosa".

Más información