Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Port de la Selva prohíbe el uso de agua que no sea estrictamente doméstico

El nivel de sal en el agua se ha doblado en una semana debido a la sequía que sufre el acuífero del municipio

Vista de El Port de la Selva.
Vista de El Port de la Selva.

El Ayuntamiento de El Port de la Selva (Alt Empordà), en pleno Cap de Creus, ha prohibido el uso de agua de boca para riegos agrícolas o de jardines, limpieza de calles y vehículos, piscinas y para todo uso que no sea estrictamente doméstico, debido a la escasez existente de agua potable en el acuífero que ha hecho que en la última semana se haya doblado el nivel de sal que acumula. La Guardia Municipal levantará acta contra todo aquel que incumpla el decreto. El alcalde, Josep Maria Cervera, destaca que se trata de “una medida preventiva” y que el lunes volverán a analizar el agua. 

Las pocas lluvias del 2016 han hecho que en El Port dela Selva, localidad que cuenta con apenas 1.000 vecinos en invierno que se multiplican por diez en agosto, el agua acumulado supere de poco los 200 mm. Además Sorea, gestora del agua del municipio, ha informado este viernes que en la última semana el agua del acuífero que les suministra, ha duplicado su nivel de sal hasta llegar a los 210 mg/l, y que si la situación no cambia y continúa aumentando, la calidad del agua para uso doméstico podría verse resentida. 

Ante estas informaciones y como medida preventiva para intentar asegurar la máxima calidad del agua, el ayuntamiento ha adoptado una serie de medidas de carácter excepcional con el objetivo de intensificar el ahorro y hacer un aprovechamiento todavía más eficiente del agua, para estabilizar o, si es posible, reducirle la sal. 

El decreto firmado este viernes por el alcalde prohíbe el uso de agua suministrada a través de la red municipal “para riego agrícola y de jardines, para limpieza de calles, espacios públicos, terrazas o fachadas, para limpieza de vehículos y embarcaciones y en resumen para todo aquel uso que no sea propiamente doméstico”.

Además, limita el funcionamiento de las duchas de las playas de 11.00 a 19.00 horas y pide que se haga el uso estrictamente necesario. 

Para satisfacer la demanda de agua para los usos suspendidos temporalmente, el Ayuntamiento, pondrá a disposición de quienes los necesiten y justifiquen la urgencia, agua regenerada procedente del terciario, siempre previa solicitud e informe favorable de la compatibilidad del agua para el uso solicitado. El agua se suministrará a la salida de la depuradora. 

Este decreto de alcaldía ha sido puesto en conocimiento de la Guardia Municipal de la localidad para que colabore en su difusión y para que levante acta en todas aquellas situaciones que contradigan las prohibiciones que en él se detallan. Esta resolución será vigente hasta que el alcalde no dicte expresamente el levantamiento de estas restricciones en el suministro. 

Josep Maria Cervera, que ha explicado que el acuífero que suministra a esta localidad se llena del agua que recoge de toda la cuenca del Valle de Rubiés, ha atribuido a una suma de factores el hecho de haber llegado a esta situación. “Las escasas lluvias de este año, más una gran cantidad de gente, unas temperaturas muy elevadas y también un frecuente viento de tramontana, que seca la vegetación y hace que necesite más riego, pueden haber llevado a esta escasez de agua, que comporta que se salinice”, ha mantenido. 

No obstante, ha destacado que los índices todavía están por debajo de los que pone de límite Salud y que, para asegurase de cómo avanza la situación, aunque les analíticas se hacen cada semana, en este caso se hará a los tres días, el próximo lunes.