Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abandono educativo temprano baja en España pero aumenta en Madrid

La Comunidad rompe en lo que va de 2016 una tendencia de tres años de mejora

Un alumno en un instituto madrileño, en una imagen de archivo.

El abandono escolar temprano en la Comunidad de Madrid (el porcentaje de jóvenes que dejan de estudiar después de la educación obligatoria) ha crecido ligeramente en el segundo trimestre de 2016 con el respecto al primero: del 16,2 al 16,3. Pero ese aumento es mayor si se compara con el año pasado (15,6) y, sobre todo, se produce en un contexto de mejora en el conjunto de España de este problema señalado en la última década como uno de los más graves de la educación española por organismos internacionales como la OCDE. En toda España, la cifra ha pasado del 20 al 19,7, la más baja de la serie histórica.

Además, la subida de 2016 supone un parón después de tres años de mejora en la región: desde el 22,2 de 2012 a ese 15,6 de 2015, según los datos de la Encuesta de Población Activa. Un portavoz de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, destaca que la del año pasado fue la cifra más baja jamás registrada en la región y atribuye el repunte a “una bajada transitoria y coyuntural”. Recuerda, además, que la cifra madrileña está por debajo de la media española y que la región es la quinta comunidad con menos abandono.

"No hay plazas suficientes en FP"

“Es normal que muchos abandonen: no hay plazas suficientes de Formación Profesional y siguen recortando grupos y también falta oferta en educación de adultos y bachillerato nocturno y a distancia”, contesta Isabel Galvín, secretaria general de educación de Comisiones Obreras de Madrid. La Comunidad ha desatendido, en su opinión, toda esa oferta estratégica para intentar reenganchar a aquellos muchachos que dejan los libros por una serie de razones que suelen incluir el rechazo a lo académico y la atracción del mercado laboral.

De hecho, en los últimos años de crisis, durante los cuales se ha reducido enormemente la oferta de trabajo poco cualificado apto para esos jóvenes sin estudios, la cifra de abandono temprano (que mide exactamente el porcentaje de personas de 18 a 24 años que ha dejado de estudiar sin obtener al menos un título de Bachillerato o FP) ha bajado del 31,9 en 2008 al 19,7 actual.

En la Comunidad de Madrid, aunque Galvín admite que habría que analizar el impacto del repunte del empleo en la cifra de abandono, insiste en que el Gobierno regional “ha optado por el refuerzo de programas para unos pocos, como el bilingüismo o el bachillerato de excelencia, en detrimento de políticas que garanticen la educación para todos”.

Más información