Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes irrumpen de madrugada en un cuartel de la Guardia Civil buscando ‘Pokémon Go’

Los intrusos se adentraron en el acuartelamiento de Las Rozas de madrugada

La fiebre del juego Pokémon Go, el videojuego de realidad aumentada para Android e iOS, se ha cobrado los dos primeros identificados en Madrid. Dos jóvenes, de unos 25 años, se adentraron la madrugada del pasado sábado en el cuartel de la Guardia Civil de Las Rozas, después de que accedieran a una zona restringida. Según dijeron los implicados, se habían metido en esta zona para "matar a un enemigo".

Pokémon GO Ampliar foto
Una mujer juega al Pokémon Go en Berna (Suiza)

Poco antes de las seis de la mañana, según ha sabido EL PAÍS, el agente que estaba de servicio en una campa situada junto al cuartel de la Guardia Civil de Las Rozas se percató de que entraban dos personas. Pensó que se habrían confundido y que saldrían de inmediato de la zona donde se guardan los coches de servicio y los decomisados. No obstante, avisó por radio a sus compañeros de lo que estaba sucediendo.

La situación resultaba peligrosa para los intrusos por el riesgo de que los agentes pensaran que pudiera tratarse de terroristas que quisieran colocar algún artefacto explosivo en el cuartel. El acuartelamiento se puso en guardia. Los responsables del puesto comunicaron entonces al Centro Operativo de Servicios (COS), con sede en Tres Cantos, que habían "accedido al aparcamiento anexo dos personas ajenas".

Uno de los agentes que vigilaba el exterior del edificio se acercó con precaución y les dio el alto. Los intrusos llevaban en sus manos sendos teléfonos móviles. Cuando estuvo junto a ellos, le dijeron que estaban jugando a Pokémon Go y que les habían marcado que allí estaba uno de los enemigos a los que tenía que batir.

Las dos personas fueron conducidas de inmediato al cuartel e identificadas, pero quedaron en libertad. Tras el incidente, los guardias contactaron otra vez con el COS e indicaron que habían "localizado a dos jóvenes que se encontraban cazando pokémons mediante una aplicación móvil", por lo que no era necesario llevarlos a los calabozos. 

Fuentes de la Guardia Civil han destacado la peligrosidad de este tipo de aventuras lúdicas, ya que pueden acabar en una desgracia. De hecho, la preparación del agente del instituto armado evitó que salieran heridos. "La gente debería tener un poco de cuidado en las zonas en las que se meten. ¿Y si el juego les marca el medio de una autovía en la que hay gran circulación? ¿Van a hacer alguna locura que les puede costar la vida?", se preguntaban esta mañana fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil. 

El juego, que hasta hace unos días no permitía la descarga de la aplicación en España, ha causado un gran revuelo mundial. Cuenta ya con millones de seguidores y las redes sociales ya están difundiendo vídeos con miles de jugadores por todo el mundo. Estos han llegado a paralizar avenidas enteras. 

Más información