Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comín regulará en otoño la actividad privada de los hospitales públicos

El consejero de Salud sacará una instrucción para evitar “los riesgos de equidad que generan" estas prácticas

El consejero de Salud, Toni Comín, el pasado jueves en la redacción de EL PAÍS.
El consejero de Salud, Toni Comín, el pasado jueves en la redacción de EL PAÍS.

El Departamento de Salud pondrá en marcha el próximo otoño una nueva normativa para regular los supuestos en los que se puede realizar actividad privada en los centros del Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública (Siscat). El consejero del ramo, Toni Comín, reconoció que no puede prescindir de este ingreso extra del que disponen algunos hospitales porque “ayuda a cuadrar sus cuentas”, pero apostó por regular la actividad para evitar “los riesgos de equidad que genera”.

El cómo y el cuándo se puede realizar actividad privada en los centros del Siscat está en un limbo desde que el Parlament tumbase el año pasado una instrucción del anterior consejero, Boi Ruiz, que habría la veda a ampliar la actividad privada en los centros de la red pública. Aunque el ejecutivo de Ruiz insistió más de una vez en que la norma no suponía ninguna medida nueva, sino que simplemente recogía el marco legal ya existente para estas prácticas, acabó reconociendo que la instrucción “generaba dudas”.

Salud pide cubrir la Ronda en la zona del Vall d'Hebron

El consejero de Salud, Toni Comín, ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona que amplíe la cobertura de la Ronda de Dalt en la zona del hospital Vall d'Hebron. La vía atraviesa por la entrada del complejo hospitalario. “Es necesaria una mejora del entorno urbanístico porque el futuro Vall d'Hebron necesita ubicar las consultas externas al otro lado de la Ronda. Pedimos al gobierno municipal que no renuncie a cubrir la Ronda”, ha apuntado Comín.

El gobierno que dirige la alcaldesa Ada Colau renunció a cubrir completamente la Ronda como preveía el ex alcalde Xavier Trias y optó por soterrarla parcialmente. El proyecto de Colau ya contempla cubrir la vía por la zona del hospital, pero no justo delante del centro. “La cobertura de la Ronda delante del hospital es clave de cara a las transformaciones que ha de vivir el Vall d'Hebron en los próximos años”, ha insistido el consejero de Salud.

Por su parte, un portavoz de Ayuntamiento ha explicado que “los criterios abiertos al consenso con vecinos y entidades que presentó el gobierno municipal ya plantean una cobertura de la ronda por Vall d'Hebron y ahora seguirá adelante el proceso de trabajo y consenso para definir conjuntamente las actuaciones y el proyecto”.

La norma contemplaba que el Instituto Catalán de la Salud (ICS) y las empresas públicas y consorcios (EPICs) atendiesen a pacientes previo pago siempre que no fuesen beneficiarios de Sistema Nacional de Salud o si se trataba de servicios complementarios no sanitarios (como el cátering, por ejemplo). Sin embargo, para los hospitales de titularidad privada (con o sin afán de lucro), Salud no recogía más condiciones que la prohibición de acciones que comportasen “competencia desleal”.

Comín retoma ahora otro de los temas más controvertidos del anterior gobierno. Al negarse a prohibir la actividad privada en los centros del Siscat, el consejero ha recibido los reproches de plataformas como la Marea Blanca o del propio Ayuntamiento de Barcelona. Ante el temor a las puertas giratorias (un paciente entra por la puerta del hospital público y acaba siendo atendido por la privada), a las dobles listas de espera y al trasvase de dinero público hacia manos privadas, la comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, exigió “revertir las privatizaciones y destinar todos los recursos a la asistencia pública”.

Comín defendió, por su parte, que es él “quien está haciendo la desprivatización más grande” al echar de la red hospitalaria pública a hospitales con afán de lucro. Además, recogió el guante lanzado por Tarafa, que lo invitaba a extender su desprivatización a otros servicios (sociosanitarios, salud mental o rehabilitación, entre otros). “Todo tiene sus tiempos pero nosotros aplicamos el principio de preferencia [primero los centros públicos sin ánimo de lucro]”, apuntó el consejero.

Sobre Barnaclínic, brazo privado del Hospital Clínic, Comín invitó a abrir “el debate público”, aunque insistió en que “no tiene nada que ver con privatizar, sino más bien con publificar porque saca pastel privado a la privada y revierte en el hospital público”.