Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo Rato y Miguel Blesa suben al escenario

La activista y directora Simona Levi dirige un montaje sobre el 'caso Bankia’

Ampliar foto
Escena de 'Hazte banquero'.

Hubo un tiempo en el que banqueros y políticos se repartían relojes de 12.000 euros, gozaban de monterías con facturas de 30.000 dólares, reservas en hoteles de lujo, suculentos bocados de caviar beluga, vinos de 740 euros... una vida de ensueño en la que casi todo estaba pagado. Los consejeros de Caja Madrid, hoy Bankia, vivieron a todo trapo mientras los hogares españoles se resquebrajaban. Estos desmanes están judicializados, pero aún queda mucho camino por recorrer, creen los colectivos Xnet y 15MpaRato, que presentó la querella originaria del caso Bankia. Los colectivos quieren que la sociedad conozca la historia desde dentro. Por eso, llevan el caso al teatro. El montaje, Hazte banquero. Tarjetas black: Todo lo que quisieron ocultarte contado con sus propias palabras,está dirigido por la activista y directora de teatro Simona Levi.

La obra se estrenará en el teatro Poliorama el 5 de julio en el marco del Festival Grec y se ha realizado a partir de los casi 8.000 correos filtrados de Miguel Blesa, presidente del consejo de administración de Caja Madrid entre 1996 y 2009. “Hemos puesto el oficio del teatro a disposición de una intención: explicar la lucha contra la corrupción por parte de la ciudadanía. El material utilizado, los correos, tenían mucho de teatrales, y son las desgracias que nos han pasado en los últimos diez años como sociedad”, explicó ayer Levi, quien recordó que la querella del caso Bankia fue financiada con una campaña de micromecenazgo.

En la obra, protagonizada por Josep Julien, Albert Pérez, Elies Barberà y Agnés Mateus, los actores van cambiándose en escena de corbata y de americanas conforme desfilan hombres de negocios, personajes fácilmente reconocibles para los espectadores. El cambio de vestuario es un símil muy metafórico que esconde, a su vez, puertas giratorias entre políticos y grandes empresas, créditos y dietas dadas con total impunidad y, por encima de todo, presunta corrupción, mucha supuesta corrupción.

Así, transitan nombres como Blesa; el ex presidente del Fondo Monetario Internacional y ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato; el antiguo director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno; el ex director de Caja Madrid, Idelfonso Sánchez Barcoj.... Y de todos ellos los actores que los encarnan interpretan fragmentos de los correos electrónicos interceptados. “¿Por qué tiene que ir a la comisión de control mi BMW blindado?”, “necesito un crédito para hoy de dos millones de euros” o “vivíamos felices ajenos a un peligro que nos acechaba”, son algunas frases del montaje.

Mesas de ejecutivo y ordenadores forman el decorado. De espaldas a los actores, unos gráficos van añadiendo apuntes de su biografía y cuánto dinero gastaron de las tarjetas black, el preciado plástico con el que más de 80 consejeros de Caja Madrid y Bankia gastaron 15,5 millones de euros entre 2003 y 2012.

Levi explica que la pieza se enmarca dentro del “teatro de datos”, el teatro documental, el drama realista y la comedia negra. Los espectadores encontrarán en la entrada del Poliorama un gráfico para no perderse entre la ingente suma de nombres de políticos, partidos y sindicatos nombrados. Además, mientras se fragua la acción, una pantalla acercará al público recortes de periódico, secuencias de informativos de televisión, esquemas y fotografías que ya forman parte del imaginario popular como la de Rato haciendo sonar una campana para “celebrar” la salida a bolsa de Bankia. Minoría Absoluta coproduce el proyecto, que podría dar el salto a soporte audiovisual.

“Hicimos un cribado y escogimos 460 correos electrónicos. Caja Madrid actuó con la complicidad de las administraciones públicas e hicieron y deshicieron a su antojo arrasando con todo”, afirmó Levi, quien añadió que sus abogadas están atentas por si se produce alguna denuncia a raíz de la obra. En un inicio tenían tanto material que el montaje duraba más de 5 horas. “Tienes que entender lo que ocurrió para no recitar todo esto como un loro”, opinó Julien.

El montaje, en cartel hasta el 7 de julio, repasa los negocios fallidos de la entidad bancaria, la venta de preferentes, las primeras noticias de la trama Gurtel, los consejos de administración, la desfachatez con la que actuaban los dirigentes de Caja Madrid. “Ahí no se hacía política, ahí todos eran iguales, se aseguraban su parte del pastel”, desgrana la pieza. “Somos las élites que conforman el entramado que gobierna el Estado”, se jactan los personajes, que creían tener las espaldas cubiertas.

“¡Yo no debería estar aquí!” grita Blesa cuando es conducido a un escenario que bien podría ser un estrado. Precisamente, la organización, si en la sala hay afectados por las preferentes, les dará la oportunidad al inicio de la función de que lo lleven ellos. “Sin pegarle, claro”, apostilló Levi. “Queremos que el público salga de la sala empoderado”, concluyó la directora.