Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes de Artur Mas acabaron con un millar de médicos de familia

El ICS pierde un 15% de facultativos y un 11,8% de enfermeros de atención primaria desde 2010

Manifestación en el hospital de Bellvitge de Barcelona en 2014
Manifestación en el hospital de Bellvitge de Barcelona en 2014

La puerta de entrada al sistema sanitario, la atención primaria (AP), ha estado al borde del colapso durante los años de crisis. A la falta de recursos económicos que ha afectado a toda la sanidad catalana se le ha sumado el goteo incesante de bajas del personal médico durante los años de recortes del gobierno de Artur Mas. Según expone el Departamento de Salud en una respuesta parlamentaria, el número de facultativos de atención primaria del Instituto Catalán de la Salud (ICS) —la empresa pública que aglutina ocho grandes hospitales y el 80% de la AP— se ha reducido un 15% entre 2010 y 2015. En ese período, el ICS recortó un millar de médicos de familia. El personal de enfermería también se redujo un 11,8% (787 enfermeros menos) en la misma época.

Por áreas sanitarias, la gerencia territorial que más ha sufrido el degoteo de facultativos ha sido la región del Alt Pirineu i Aran, que perdió un 24% de sus médicos (pasó de 81 en 2010 a 61 en 2015). La gerencia territorial de Barcelona Norte y el Maresme también redujo un 20% el personal médico (más de un centenar).

“Estos datos confirman lo que hemos denunciado hace tiempo. La plantilla está cada vez más tensionada y estresada”, critica Andreu Martín, portavoz de AP del ICS del sindicato Metges de Catalunya (MC). Según el sindicato médico, al recorte de plantilla hay que añadir un incremento de la actividad que ha complicado todavía más el día a día de los facultativos: “En estos últimos años las visitas médicas han aumentado un 17,3% y a esto hay que añadir la complejidad de muchos pacientes, cada vez más pluripatológicos, y las visitas no presenciales, que no están agendades y aumentan la presión asistencial”, señala Martín.

Pérdida de médicos por áreas sanitarias

AP Alt Pirineu i Aran: - 20 médicos (-24,7%)

AP Barcelona: - 266 médicos (-17,5%)

AP Barcelonès Nord i Maresme: - 134 médicos (-20,15%)

AP Catalunya Central: -49 médicos (9,8%)

AP Costa Ponent: -128 médicos (-10%)

AP Girona: - 82 médicos (-13,31%)

AP Lleida: - 55 médicos (13%)

AP Tarragona: - 75 médicos (-16,6%)

AP Terres de l'Ebre: - 19 médicos (-9%)

AP Vallès Oriental i Occidental: - 160 médicos(-17%)

“Estos años de recortes han supuesto una sobrecarga tremenda y un agotamiento muy fuerte para los médicos. Tienen más trabajo y con unas condiciones mucho peores”, explica Cesca Zapater, portavoz del Foro Catalán de Atención Primaria (Focap). Los facultativos denuncian los perjuicios de los recortes no sólo para los propios trabajadores, sino también para los pacientes. “Si un médicos se pone enfermo o se va de vacaciones, los demás tienen que dejar parte de su cupo para ocuparse de las agendas de sus compañeros. Y esto perjudica al paciente porque el médico dispone de menos tiempo para atendelo”, apunta Zapater. Las sustituciones, concuerda Martín, “han desaparecido”.

Pero no sólo los médicos han sufrido un recorte de personal. También los enfermeros han visto reducida su plantilla en los últimos seis años. En 2010, el ICS contaba con 6.648 profesionales de enfermería y en 2015 esta cifra bajó casi un 12%.

Con todo, aparte del tijeretazo en cuanto al número de sanitarios, la evolución de las cifras de la plantilla del ICS en los años de crisis también ponen de manifiesto una precarización de los puestos de trabajo. Los tipos de contrato de la plantilla de la empresa pública (médicos, enfermeras, trabajadores de gestión y servicios, residentes y demás personal sanitario) han evolucionado de forma desigual. El número de trabajadores fijos bajó un 3,5%, pero los interinos se redujeron mucho más, un 17,5% (de 8.956 a 7.621). “Se han dejado de hacer interinajes para hacer más contratos eventuales de un día, una semana o un mes”, protesta la portavoz de la Focap. Un informe del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) corrobora precisamente esta tendencia hacia la inestabilidad laboral y la precarización de los facultativos: el 25% de los colegiados tienen contratos temporales, una inestabilidad que aumenta cuanto más jóvenes son los médicos: el 47% de los menores de 45 años tienen contratos temporales. “Los interinos son los primeros puestos que destruyeron con los recortes”, asegura Martín.