Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Valencia organiza una misa en desagravio a la Virgen

El cardenal ve una profanación un cartel sobre el Día del Orgullo donde se besan dos vírgenes

Cientos de personas en el acto de desagravio a la Virgen de los Desamparados de Valencia.
Cientos de personas en el acto de desagravio a la Virgen de los Desamparados de Valencia.

El cartel de un grupo minoritario, prácticamente desconocido, ha derivado en un acto multitudinario de desagravio a la Virgen de los Desamparados convocado por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. La polémica saltó hace unos días cuando Endavant, un grupo anticapitalista, difundió un cartel convocando al Día del Orgullo LGTBI, que se celebra este sábado, en el que aparecen besándose la Geperudeta, nombre popular de la Virgen de los Desamparados, y la Moreneta, la Virgen de Monserrat.

El cartel no cosechó grandes adhesiones. El colectivo LGTBI Lambda se desmarcó de la ilustración, y algunos políticos, como el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, llegó a pedir respeto por los símbolos que son importantes para los creyentes en general. Pero el arzobispado, por boca de su cabeza visible, estalló de indignación por el uso de las imágenes.

A la llamada de Cañizares han acudido cientos de personas -la plaza de la Virgen, en el centro de la capital- estaba lleno. Los asistentes han rezado el rosario ante la imagen de la Geperudeta, a las puertas de la basílica. Junto a la imagen han podido verse a políticos del Partido Popular como la presidenta Isabel Bonig, el diputado Jorge Bellver, el exconsejero Juan Cotino o la secretaria general del PP, Eva Ortiz, entre otros.

En la abarrotada plaza de la Virgen han podido verse numerosas banderas de España y valencianas junto a pancartas con lemas de entidades religiosas y también políticas, como España 2000. En una de las calles adyacentes a la plaza, la junta de distrito municipal de Ciutat Vella (centro histórico) ha colocado en los balcones banderas arcoíris con motivo del Día del Orgullo.

"Estamos aquí para decirle a nuestra Madre que queremos desagraviarla porque algunos no saben lo que hacen y la han ofendido", ha dicho Cañizares, quien ha insistido en que no representa "ningunas siglas. Venimos como cristianos"". 

Hace solo unos días, tras difundirse el cartel de Endavant, el cardenal anunció esta ceremonia por la "grave profanación" contenida en la ilustración que se ha distribuido, sobre todo por redes sociales, con motivo del Día del Orgullo LGTBI, que se celebra este sábado, 18 de junio. La misa posterior al rezo del rosario se ha dedicado, además de a la Virgen de los Desamparados, a las víctimas del atentado a una discoteca gay en Orlando.

La polémica en torno al cartel viene precedida de otro tropiezo del obispo Cañizares con la comunidad LGTBI: en una homilía ofrecida el pasado mayo, el cardenal se refirió al "Imperio gay" como una amenaza para la familia cristiana. Sus palabras entonces y las de días posteriores llevaron al colectivo de gais y lesbianas Lambda y a medio centenar de colectivos y partidos políticos a denunciar al arzobispo ante la Fiscalía de Valencia por sus manifestaciones homófobas y machistas.

Según Cañizares, la imagen de las dos vírgenes besándose "hiere profundamente los sentimientos de los católicos valencianos y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad". El rector de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV), Ignacio Sánchez Cámara, avaló el acto y la Conferencia Episcopal Española condenó la "profanación" que se desprende del cartel. 

Cañizares y su obispo auxiliar, Esteban Escudero, han mostrado su  "rechazo enérgico y pleno" a la profanación "injusta y gratuita" que se hace en la ilustración de Endavant, difundida a través de las redes sociales.

Más información