Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
UAM

Pintadas a favor del aborto libre en la capilla de la Autónoma

Los autores de la profanación han dejado también mensajes alusivos a la educación laica

Capilla de la Autonoma
Pintadas en la capilla de la Universidad Autónoma.

La capilla de la Universidad Autónoma en el Campus de Cantoblanco ha amanecido este miércoles con pintadas a favor del aborto libre y de la educación laica. Un símbolo femenino acompañaba los mensajes en el interior de la sala. Además, los autores han teñido con spray rojo parte del suelo, las paredes, los bancos y el sagrario. La universidad sostiene que, aunque las pintadas reivindicativas son una constante en el campus, es la primera vez que se profana este espacio religioso.

Ha sido el capellán Miguel Fernando García quien se ha percatado de las pintadas al entrar en la capilla. El cura denunció inmediatamente los hechos, lo que ha motivado que agentes de la policía científica se hayan personado en la capilla para tomar las pertinentes huellas que les ayuden en la investigación, que lleva la comisaría de la Policía Nacional de Fuencarral-El Pardo. Cuando los agentes terminaron de recabar las pesquisas, el capellán abandonó el edificio sin hacer ningún tipo de declaración. "Tenemos pocos datos, el sacerdote no quería darle publicidad a las pintadas. Ha cerrado la puerta con llave y se ha marchado", ha asegurado una portavoz de la universidad.

El complejo es un edificio alargado con grandes ventanales a solo 50 metros de la estación de tren de Cantoblanco. Hace unos años, el inmueble albergaba servicios generales de la institución educativa, pero se trasladaron a un nuevo edificio en la plaza Mayor de Madrid. Actualmente, en ese lugar solo se puede encontrar la capilla profanada. "En mayo, vi una procesión de la virgen, pero no sabía que había una capilla ahí. Las pintadas me parecen fuera de lugar", ha indicado Nieves, trabajadora en un centro del campus.

Exterior de la capilla de la Autónoma en Cantoblanco. ampliar foto
Exterior de la capilla de la Autónoma en Cantoblanco.

Cuando el sacerdote llegó a la capilla, en la que se celebra misa de lunes a viernes a las 8.30, descubrió una pintada en el exterior ("educación laica") y el bombín de la puerta roto. También había pasquines tirados por el suelo. "Se puede reivindicar, hay libertad de expresión, pero hay otras maneras de hacerlo, no con vandalismo", ha subrayado Alba Morán, una estudiante de Bioquímica de 20 años. "Es un acto reprobable, como también lo es pintar edificios públicos. Hay otras formas de protestar", ha precisado Beatriz Jiménez. Esta estudiante de psicología de 20 años, sin embargo, no ha querido entrar a valorar "si hay que mantener o eliminar" las capillas de confesión católica en los centros públicos. Según el colectivo Europa Laica, en las seis universidades públicas de la Comunidad de Madrid quedan 22, siendo la región con más espacios de este tipo en España. 

La profanación de la capilla de la Autónoma se perpetró en algún momento entre las 15.30 del martes y las 8.00 de este miércoles, tiempo que ha transcurrido sin que el capellán visitara las instalaciones. El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, no ha tardado en condenar los actos a través de un comunicado de prensa: "No podemos permitir estos ataques que quiebran nuestra convivencia". Tras los acontecimientos, EL PAÍS ha tratado de ponerse en contacto con el capellán de la capilla sin éxito. Lo mismo les ha ocurrido a los tres operarios de mantenimiento (pertenecientes a Ferrovial) que debían eliminar las pintadas. Tan solo han podido borrar el mensaje del exterior del edificio, ya que el sacerdote se ha negado a abrirles la puerta mientras diferentes medios de comunicación permanecieran en ella.

"Lo hemos llamado, pero no nos da la llave. No sabemos si hay más", ha relatado Casimiro, uno de los operarios. Según este trabajador, es la primera vez que suceden estos actos contra la capilla. Sin embargo, las pintadas en el campus no son una novedad. "Normalmente, tenemos que borrar algunas alusivas al rector (José María Sanz Martínez)". Un extremo que han confirmado desde la universidad y también Iván Orozco, técnico de mantenimiento de la Universidad Autónoma: "Dependiendo del clima, puede aparecer una u otra pintada. Pero es la primera vez que nos enfrentamos a un acto de vandalismo".

Más información