Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Alicante quita la teleasistencia domiciliaria a Cruz Roja

Una empresa privada gestionará un servicio que cuenta con 12.000 usuarios en la provincia

Un miembro de Cruz Roja.
Un miembro de Cruz Roja.

Después de 22 años de servicio ininterrumpido, Cruz Roja Alicante dejará en breve de atender el servicio de teleasistencia domiciliaria que se encarga de más de 12.000 usuarios de toda la provincia. Se trata de personas mayoritariamente vulnerables, mayores, enfermos y discapacitados que, una vez entre en vigor el nuevo contrato, pasarán a ser atendidos por personal de la empresa privada Servicio de Teleasistencia Atenzia S.A., ganadora del concurso convocado por escaso margen y gracias a una mejor oferta económica, ya que Cruz Roja obtuvo mayor puntuación en los criterios técnicos, según confirman fuentes de la Diputación.

La decisión supone un duro golpe para la delegación alicantina de Cruz Roja Española, que emplea a unos 60 trabajadores, el 20% de la plantilla actual de la ONG, en una tarea que se realiza tanto en las grandes ciudades, como Alicante y Elche, como en los pequeños municipios de la montaña.

Aunque el concurso es unitario, en los casos de Alicante, Elche y Torrevieja son los respectivos ayuntamientos los que se hacen cargo del coste, actuando la Diputación como central de compras. En Alicante existen 2.500 usuarios con su correspondiente terminal para efectuar los avisos, en Elche son 1.850 y en Torrevieja 525, mientras la corporación provincial corre con el gasto de 7.400 personas dispersas por el resto de los municipios alicantinos.

Desde el pasado mes de mayo, debido a que el anterior contrato caducó y el nuevo concurso no entra en vigor hasta el 1 de agosto, Cruz Roja sigue encargándose del servicio mediante prórrogas mensuales.

El Diputado de Bienestar de las Personas, Miguel Zaragoza, insiste en que “el cambio no ha afectado hasta ahora ni tiene por qué afectar a los usuarios”. El retraso en la nueva adjudicación se debe a que, al conocer que la empresa Atenzia había obtenido mejor valoración, Cruz Roja Española presentó alegaciones que han sido desestimadas por el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, órgano dependiente del Gobierno Central que el pasado 20 de mayo no admitió la reclamación de la ONG. No obstante, fuentes de Cruz Roja aseguran que la vía del recurso no está agotada.

Cruz Roja comenzó a prestar el servicio de teleasistencia domiciliaria en la provincia de Alicante en 1994, mediante un convenio entre la Diputación y el Imserso hasta 2011,y desde entonces a través de concurso público convocado por la institución provincial.

El diputado reconoce que en el último concurso la ONG “obtuvo la mejor puntuación en los criterios técnicos” que contempla el pliego, pero la balanza la decantó a favor de la empresa privada por una oferta económica de 1.901.643 euros por un año, prorrogable a un segundo, porque dicho aspecto tiene 55 puntos sobre 100.

Zaragoza señala que el concurso “prevé la subrogación del personal mínimo para prestar el servicio”, pero existe preocupación entre los trabajadores de Cruz Roja, que desconocen hasta qué punto la ley obliga a la nueva adjudicataria y temen verse afectados por cambios organizativos o de gestión.

La teleasistencia domiciliaria es un servicio gratuito dirigido a personas que, por motivos de Invalidez, aislamiento social, edad avanzada o enfermedad precisan de una atención continuada ya sea de forma transitoria o permanente. Se les proporciona un equipo emisor que se instala en su domicilio, compuesto por un teléfono de alarma personal, así como una unidad remota de alarma en forma de medallón. Un equipo receptor permite que el personal especializado ofrezca una respuesta inmediata a la situación planteada una vez se recibe el aviso.

Más información