Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid se llena de festivales

Utopía, que empieza mañana, abre un mes de junio en el que se amontonan los certámenes musicales. Al menos cinco se celebran en las próximas semanas

Neil Young, estrella del Mad Cool.
Neil Young, estrella del Mad Cool.

Según un informe de la empresa Ticketea, Madrid es la tercera región española con más festivales musicales. Los últimos datos manejados por la plataforma de venta de entradas online son de 2014 y ese año de los 970 festivales que hubo en toda España, 110 se celebraron en Madrid. Muy lejos de los 186 de Cataluña, pero casi a la par de los 118 de Andalucía.

A simple vista el dato resulta sorprendente. Madrid siempre se ha considerado una plaza complicada para los festivales. La mayoría no consiguen sobrevivir más allá de dos o tres ediciones y no ha logrado mantener marcas atractivas el tiempo suficiente como para que se conviertan en eso que se denomina “festival de referencia”.

Es el lugar que ocupan en Barcelona Sónar o Primavera Sound. Ambos son citas anuales que muchas bandas internacionales incluyen en sus currículos como el que se cuelga una medalla. Sus nombres convocan a decenas de miles de visitantes y disparan las cifras de ocupación hotelera (y los precios). Habrá 110 festivales musicales en Madrid, pero ninguno hace que la temporada turística baja se convierta en alta.

Al menos hasta ahora. Mañana comienza un mes disparatado en lo musical en el que se celebran al menos cinco certámenes. Dos de ellos son nuevos y nacen con ganas de convertirse en festivales de referencia.

El primero es Utopía, en los terrenos de la Universidad Complutense. Dos jornadas, sábado y domingo, de música electrónica. Utopía ha optado por lo espectacular —el escenario principal, Vulcano, pretende ser un volcán; el secundario, Waterfall, imita una cascada y habrá incluso una playa artificial— y por un cartel de tirón comercial. El holandés Armin Van Buuren y el francés David Guetta, dos de los DJ más caros del mundo son su principal gancho.

Sin embargo, lo más peculiar es su horario. Al contrario de lo que es habitual en las convocatorias de música de baile, Utopía es diurno. Comienza a las 12.00 y termina a la una de la madrugada. “Teníamos claro que teníamos que hacer un festival ligeramente distinto. En Madrid tenemos un tiempo estupendo para una celebración de día. Es un año difícil por la cantidad de festivales que hay, y una primera edición siempre es complicada, pero estamos ilusionados”, dice Pedro Martínez, uno de los directores de Utopía, que proviene del ya asentado SOS Murcia, y que desde 2015 también es el propietario de Villa Manuela, un certamen mucho más modesto que tiene lugar en otoño.

Pero el que tiene más claro su vocación de ocupar ese espacio referencial es Mad Cool. Serán tres días, del 16 al 18 de junio en la Caja Mágica, el estadio multiusos del distrito de Usera, a orillas del Manzanares, usado hasta ahora principalmente como sede del Master de tenis de Madrid.

Con The Who, y sobre todo Neil Young, como cebo, tiene un presupuesto de 11 millones de euros. “A nivel de inversión posiblemente sea el más grande de España”, dice Javier Arnaiz, uno de los directores. “Tenemos claro el proyecto. Para crear lo que queremos nos hace falta esto. Queremos ocupar todo el espacio de La Caja Mágica. Solo el aparcamiento son 30.000 metros cuadrados que recubriremos de césped artificial”.

Ese parking, el equivalente a tres campos de fútbol como el del Santiago Bernabéu, es solo una parte de la infrautilizada instalación. El recinto alberga tres pistas de tierra batida. “Montaremos seis escenarios, hay 80 artistas...”, explica Arnaiz de un proyecto enormemente ambicioso. “Queremos que sea un dinamizador, que genere un retorno económico y que esté asociado con Madrid. A nivel artístico es complicado. Nuestra competencia está en Estados Unidos, con festivales que se llevan muchos cabezas de cartel. La carta a los Reyes Magos de los grupos que queríamos no es la que queda al final. Pero creo que es un cartel compensado. Queremos que sea abierto y transversal. Que el chaval que viene a ver a Die Antwoord [un grupo de rap electrónico sudafricano], flipe con The Who, y el de The Who flipe con Temples [un grupo joven de psicodelia a lo Beatles]”, concluye.

Con un aforo máximo de 40.000 personas, se han puesto a la venta 35.000 entradas por día, de las que aseguran haber colocado ya alrededor de 30.000 para cada jornada. Una de las maldiciones de los festivales en Madrid es que, por alguna razón, el público acepta peor los certámenes de más de una jornada. El más grande, Dcode, que se celebra en septiembre, encontró su encarnación ideal cuando redujo a un solo día toda su oferta. Utopía, con un presupuesto "de más de 2,5 millones" también lo está experimentando. Desde la organización se asegura que hay una posibilidad de vender las 20.000 entradas del sábado. Pero que el domingo se conforman con "una buena entrada".

El resto de festivales quedan en nada comparados con esos dos. Del 21 al 25 de junio se celebra algo llamado Mad Music City, una nueva -y confusa- encarnación del desaparecido Día de la Música, que llevará a Imelda May o a Solea Morente a Matadero Madrid y Conde Duque. El fin de semana de las elecciones coinciden otros dos festivales de electrónica: Mulafest, en IFEMA, con The Orb, y 4Every1 en Móstoles con Jeff Mills.

Uno de los organizadores de este último, Alfonso Santiago, no coincide con la idea de la necesidad de un festival de referencia. “En Madrid ya pasan muchas cosas, pero ha entrado esta locura de que falta un gran festival. Yo creo que no. Lo que faltan son buenas salas, para que pasen más cosas durante todo el año”. Según su teoría, esta fiebre festivalera afecta a la programación anual. “Las grandes capitales, Londres, París, no tienen un gran festival, porque no lo necesitan. Lo necesita Bilbao, que durante el año no tiene el volumen suficiente para generar un circuito estable. Todo esto que pasa ahora en Madrid va a restar en los otros 10 meses del año”, asegura el empresario vasco, que está detrás del Bilbao BBK Live o el Azkena Rock de Vitoria, y antiguo socio de Javier Arnaiz, de Mad Cool.

Podríamos seguir sumando. El 27 de junio empiezan las Noches del Botánico, un ciclo de conciertos al aire libre que durará hasta el 29 de julio. Y el 5 de julio comienza la segunda edición del Universal Music Festival, un certamen que hasta el 30 de ese mes ocupa el Teatro Real con nombres de relumbrón. “En una ciudad como esta debería haber espacio para todos”, dice el director de Utopía. “Pero eso lo podré confirmar el lunes, cuando nuestro festival haya terminado”.