Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación se plantea pasar los exámenes de septiembre a junio

El consejero, Rafael Van Grieken, ha abierto un periodo de debate sobre el cambio de fecha de las pruebas extraordinarias

La Consejería de Educación ha abierto un periodo de debate sobre la posibilidad de pasar los exámenes de recuperación de septiembre a junio en la enseñanza obligatoria. Este curso ya ha manifestado a la Federación de Asociaciones de Padres y Alumnos (FAPA Giner de los Ríos) su intención de aplicar la medida y le ha presentado un borrador de cómo quedaría el nuevo calendario escolar. Se prevé que el tema sea objeto de debate el curso que viene y empiece a aplicarse en el curso 2017/18.

Una alumna de sexto de primaria del colegio Palacio Valdés de Madrid. haciendo un examen.
Una alumna de sexto de primaria del colegio Palacio Valdés de Madrid. haciendo un examen.

La Consejería de Educación sostiene que el objetivo es contar con el mayor consenso posible de toda la comunidad educativa y está abierta a escuchar todas las opiniones sobre el tema. Sin embargo, una de las partes afectadas, los sindicatos del profesorado, niegan que hayan abierto negociaciones formales con ellos y afirman que tampoco disponen de un borrador del futuro calendario. Desde CC OO dicen que se pronunciarán sobre el tema cuando les llegue una versión del borrador. UGT por su parte afirma que la consejería sí les ha presentado la idea y que manifestaron que no están en contra del planteamiento, pero sí "del modelo del planteamiento". "Si lo que se solucionaba en tres meses ahora pretenden solucionarlo en dos semanas, estamos en contra", dice un portavoz del sindicato.

La consejería planteó la medida a la FAPA Giner de los Ríos en la mesa de padres y madres el pasado 25 de abril. "Nos dijeron que estaban trabajando para mover el calendario escolar y nos dieron una propuesta en la que había un primer año de transición con exámenes en septiembre y a finales de la primera semana de julio y un segundo año con los exámenes ya a finales de junio", dice Jose Luis Pazos, de la FAPA. “Nosotros, como federación, en lo que tenemos que pensar en lo que es mejor para el alumnado y creemos que no beneficia a la mayoría arrastrar los libros todo el verano, además de que perjudica a quienes no pueden pagar profesorado de refuerzo”.

En 2006, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (Ceapa), explicaba así su apoyo a un cambio en la fecha de los exámenes de recuperación: "La implantación de la prueba en septiembre, aunque implica un mayor tiempo para preparar las materias, sólo redunda en beneficio de aquellos alumnos y alumnas cuyas familias disponen de un cierto nivel económico para acudir a academias, profesores particulares, u otros apoyos formativos. Por el contrario, la fecha de junio permite a todos los alumnos preparar las materias, aprovechando los recursos existentes en los propios centros y con el apoyo y atención del profesorado".

Rafael Van Grieken reabrió el debate, habitual en el sector, durante unas jornadas de la Asociación de Directores de Instituto de Madrid (Adimad) que se celebraron el pasado 13 de abril y manifestó su interés por estudiar el cambio. Pilar Ríos, portavoz de Adimad, dice que los exámenes de septiembre no funcionan para el alumnado. "El porcentaje del alumnos que los superan es muy reducido y organizativamente nos complica mucho".

En universidades y en grados medios, así como en superiores de FP los exámenes de recuperación ya son a finales de junio. En Valencia y en la Rioja los exámenes de recuperación en educación obligatoria son ya en junio. Además de Madrid, muchas otras comunidades están debatiendo hacer el cambio de fechas.