Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chiñoles, diferentes y casi iguales

Así es la nueva generación de jóvenes chinos que llena las distintas calles del barrio de Usera

Exposición Chiñoles, en el distrito de Usera. Ampliar foto
Exposición Chiñoles, en el distrito de Usera.

Mitad chinos, mitad españoles. Así es la nueva generación de jóvenes chinos que llena las distintas calles del barrio de Usera. La zona, al sur de la capital, cuenta con el número más alto de habitantes del gigante asiático, quienes comenzaron a instalarse allí hace quince años. Lo curioso, según relata la antropóloga Gladys Nieto en su estudio La inmigración china en España, es que un 70% de estos inmigrantes provienen de la provincia de Zhejiang; un territorio con su propio dialecto y que ha terminado por representar a todo un país.

A Laura Carrascosa Vela, una fotógrafa madrileña de 23 años, le llamó la atención este enclave y decidió aproximarse a él de la única manera que sabía: fotografiándolo. “Al principio me resultó muy dificil acercarme y hablar con la gente”, comenta sobre sus primeros escarceos. “Pero entonces me metí en Facebook y busqué sobre personas que tuvieran como lugar de origen China y vivieran en Madrid”. De esta manera, Laura dió con un grupo llamado Chinos de Segunda Generación en España (chiñoles).

El término chiñol lo empleará por primera vez Shaowei Liu en una entrevista para la web Globalasia. Liu se definía de esa manera porque pensaba que no encajaba al cien por cien dentro de lo que es un chino o un español. “Los chiñoles son aquellas personas que se sienten tanto chinas como españolas y a la vez ninguna de las dos cosas”, explica Laura en la página de Odisea, la exposición que conmemora los diez años de la escuela de fotografía Blankpaper y que muestra su trabajo, junto al de otros antiguos alumnos. “En China no son lo suficientemente chinos y en España no son lo suficientemente españoles”, concluye.

El proyecto fotográfico, que se puede disfrutar en la céntrica sede de Callao hasta el 10 de junio, es aún más ambicioso, pues ha contado con la ayuda de Xirou Xiao. Xirou y Laura se conocerán al principio de todo el proceso: “Nos presentó un amigo en común y conectamos al instante”, describe Xirou, quien vino a España a cursar un Master de Educación Artística en la Universidad Complutense. La joven china, también nacida en 1993, aportará a la mirada de Laura, otro tipo de elementos. “Quería saber si los chinos que vivían aquí estaban satisfechos con su vida. Para ello hablamos de hacer talleres, cuestionarios y otro tipo de trabajos que nos permitieran conocer qué pensaban ellos”. De este modo nace Man Da Ri Na que pretende “experimentar e investigar, junto con los chiñoles, desde la educación artística contemporánea; generar preguntas y respuestas sobre las aspiraciones, la integración social y las emociones de las nuevas generaciones chinas. Crear comunidad. Crear hogar”, describe Laura. El proyecto llegará a oídos de la Junta de Distrito de Usera, quien les cederá un espacio para realizar una exposición durante los días de celebración del Año Nuevo Chino y permitirá a las dos artistas trabajar con los adolescentes del Instituto Pedro Salinas. “Ha sido una experiencia estupenda”, comenta entusiasmada Xiao. “Teníamos grupos de españoles, de chinos y mixtos. Hemos hecho muchas actividades con ellos”.

A través de esta relación con los estudiante han podido hacerse una idea clara de muchos de los prejuicios que existen hoy en día, además del enorme desconocimiento que hay entre unos y otros. “La gente tiene miedo de China. La gente no quiere saber, no quiere informarse. Parece que la crisis es culpa de los chinos”, relata Carrascosa, quien se encuentra ahora ampliando sus estudios con un curso de cultura china en el ICEI.

Laura y Xirou reconocen que quieren mantener un papel activo en su relación con los actuales millenials chinos. “No queremos impartir talleres, sino interactuar, generar un espacio que sirva para la resolución de sus problemáticas o conflictos internos”, declaraba Xirou recientemente en otra entrevista. De momento van por buen camino. En la exposición de Blankpaper se pueden contemplar, además de las fotografías de Laura, algunos de los collages hechos por jóvenes chiñoles y los cuestionarios que rellenaron de forma anónima profesores y alumnos. Uno de ellos, a la pregunta de cómo ven a los españoles, escribía inocentemente: “diferentes y casi iguales”.