Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera: “Si Ciudadanos es decisivo habrá Gobierno”

El líder del partido naranja aboga por “reformar, pero no pisotear” el marco institucional

Albert Rivera, durante su intervención en Sitges
Albert Rivera, durante su intervención en Sitges

“Si Ciudadanos es decisivo, habrá Gobierno”, proclamó este viernes Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ante los empresarios convocados por el Círculo de Economía. De esa manera, desoyó la propuesta del lobby sobre la posibilidad de permitir que gobierne el partido más votado el 26 de junio si es imposible sellar una coalición de Gobierno. “Hay que respetar las reglas de juego”, dijo.

“Yo estoy dispuesto a renunciar a mi silla”, señaló Rivera, pero puso como condición que los demás hagan lo mismo ante unas virtuales negociaciones para formar Gobierno. Y señaló que si su formación no apostó por un Gobierno con el PP —acusó a Mariano Rajoy de “quedarse en un rincón” durante las negociaciones— fue porque sus tres millones de votantes no les habían apoyado para mantener “las mismas líneas políticas”.

Rivera logró similar expectación entre el empresariado que Pablo Iglesias, pero su planteamiento reformista gustó más. Incluso llegó a decir que Podemos “es una enmienda a la totalidad de España” tras defender que son necesarios cambios en el marco institucional, pero matizados: “Se tiene que reformar, pero no pisotear”.

El presidente de Ciudadanos advirtió de la necesidad de cambios por el hartazgo ciudadano y por el riesgo de que “si no se reforma, viene el populismo”, con referencias a Donald Trump, en Estados Unidos, o Marie Le Pen, en Francia. Él puso como ejemplos las reformas que encarnan Tudor en Canadá, Renzi en Italia o Valls en Francia.

De esa forma, marcó distancias con Podemos, reiteró que PP y el PSOE representan la vieja política y abogó por modernizarla. En su opinión, los cambios que necesita España han de realizarse desde el centro, como en la Transición. Por eso aseguró que “acabar con la centralidad es un grave error”.

Los pilares de su programa, reiteró, son: una reforma económica y constitucional, la defensa del bienestar social, y una España con política internacional y un papel en Europa y en el mundo.