Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión tuvo que esquivar tres drones para aterrizar en Bilbao

La Ertzaintza no encontró a los propietarios de los aparatos que volaban a 900 metros de altitud

Dos aviones de la compañía Lufthansa. reuters ATLAS

La Ertzaintza no ha localizado, de momento, al propietario, o propietarios de los tres drones que un comandante de Lufthansa notificó a la torre que le molestaban en su trayectoria de descenso a una de las pistas de Loiu, el aeropuerto de Bilbao. Según las conversaciones con la torre de control el comandante tuvo que esquivar el pasado sábado a tres drones que volaban a gran altura, unos 900 metros, cuando se encontraba dentro del espacio aéreo protegido, el CTR, de Loiu y ya en descenso. No es la primera vez que pasa. Un drone estuvo a punto de chocar contra un avión en el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle el pasado marzo.

El avión, un Airbus 320 que viajaba de Frankfurt a Bilbao, tuvo que efectuar una "maniobra evasiva" al ver los drones, en un día limpio. Al no haberse formulado una denuncia, la descripción de los hechos no es clara, y se desconoce la dimensión de los drones para especular sobre su peso y los daños que podría producir el impacto de uno de ellos contra un avión que puede aproximarse al aterrizaje a más de 250 kilómetros por hora. Sin embargo para elevarse casi a un kilómetro es ya un drón de prestaciones profesionales que podría  pesar a partir de dos o tres kilos, con lo que las consecuencias de su impacto serían graves.

Tras este incidente, la Ertzaintza recibió el aviso del aeropuerto y un helicóptero de la Policía vasca voló en busca de los aparatos, sin encontrar nada, a la vez que también patrullas intentaban localizar por tierra a los dueños de los drones, sin éxito. Al no haber denuncia, la Ertzaintza no investigará más por el momento este suceso, han explicado a Efe fuentes de la policía vasca.

De momento, el caso queda en manos de la Agencia Española de Navegación Aérea (AESA), la que tiene competencias sobre el espacio aéreo restringido en las cercanías de un aeropuerto, donde la ley no permite volar a los drones. De hecho, la ley no permite volar a los drones a más de 120 metros de altura, nunca en un radio de 8 kilómetros del aeropuerto y tampoco en zonas pobladas o sobre personas.