Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal evita un homicidio en Ciudad Lineal

Los agentes, que estaban sancionando por botellón, detuvieron a un hombre que estaba acuchillando a otro de madrugada

Ampliar foto
Armas requisadas al presunto autor de las cuchilladas.

Unos gritos en medio del silencio de la madrugada ha evitado que un hombre de 24 años muriera acuchillado en el distrito de Ciudad Lineal. Varios policías municipales que estaban denunciando a los jóvenes que estaban denunciando por consumo de alcohol en la vía pública (botellón) salieron corriendo tras oír estos chillidos y arrestaron al supuesto autor, D. F. R., un español de origen peruano de 20 años, según fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 4.15 en un parque situado en la confluencia de la calle de Ascao con Emilio Ferrari. De repente, los agentes oyeron los gritos y cruzaron la calle, junto a una gasolinera de la marca Repsol. Allí vieron cómo un hombre estaba acuchillando a otro a la altura del pecho. Lo intentó al menos en tres ocasiones. El hombre agredido salió corriendo, mientras que el atacante huyó en dirección contraria.

La víctima, cuyo nombre corresponde a las iniciales V. M. P. A., resultó ilesa porque puso había puesto por delante una mochila en la que llevaba un altavoz. Eso evitó que resultara herido de gravedad. De hecho, el cuchillo, de 15 centímetros de hoja, se partió.

Los policías salieron detrás de ambos hombres. Detuvieron en las inmediaciones al agresor, que también llevaba unas tijeras. Le detuvieron en el acto. Los agentes avisaron al Samur, cuyos facultativos le atendieron de lesiones en la mano, supuestamente a consecuencia de la agresión. Fue trasladado con custodia policial al servicio de urgencias del hospital Gregorio Marañón.

Según fuentes policiales, las primeras investigaciones apuntan a que el intento de homicidio se debe a los celos. El supuesto atacante tiene una relación con una mujer, que a su vez mantiene contactos esporádicos con el agredido. Al enterarse de este extremo, se inició una discusión. Al poco subió a su casa y cogió las armas blancas. Comenzó a agredirle hasta que el otro pidió ayuda. La víctima resultó ilesa, por lo que se pudo marchar a su domicilio.

El arrestado, del que se desconoce si tiene antecedentes policiales, está a la espera de que se concluya el atestado y pase a disposición judicial, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa.