Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiesta de San Cemento llena de basura la Complutense

El rector de Universidad, Carlos Andradas, denuncia el estado en el que ha quedado el campus tras una de las celebraciones más apreciadas por los estudiantes

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, se ha levantado “dolido”. Lo ha dicho en Twitter a la vez que colgaba una serie de fotos que mostraban el estado del campus la mañana del viernes. Una mañana de resaca para muchos estudiantes de la Complutense que ayer celebraron San Cemento. Esta fiesta, un icono de la comunidad universitaria, se convoca anualmente el último jueves de abril. Y aunque tiene lugar en las facultades de Arquitectura y Periodismo, el jolgorio se contagia al resto de facultades. El jolgorio y la basura.

Restos del botellón celebrado en la Universidad Complutense.
Restos del botellón celebrado en la Universidad Complutense.

“En años anteriores, esta fiesta ha dejado toneladas de basura en nuestras praderas. Solo el año pasado se recogieron 50 metros cúbicos de restos. Además del coste de la limpieza, que supone muchos miles de euros, el daño a los jardines es inmenso”, reclamaba el rector Andradas civismo a los estudiantes la tarde del jueves. Lo hizo mandándoles una carta por mail. Pero no sirvió de nada.

La fiesta de San Cemento llena de basura la Complutense

La fiesta comenzó en torno a las dos de la tarde. Centenares de estudiantes se iban juntando en las praderas de la universidad. A pesar del refuerzo de seguridad, algunos estudiantes llevaban bebida; otros se hacen vendedores informales de cerveza por un día para sacar algo de dinero. Sobre las seis de la tarde, a juzgar por la afluencia, la fiesta estaba siendo un éxito. Como todos los años. Justo a esa hora se cierran los accesos a las facultades para evitar que algunos estudiantes se cuelen en sus dependencias y ebrios de alegría provoquen desperfectos. Tampoco se permite el acceso a los baños. Un par de horas después, los desperdicios dominaban las praderas universitarias de la complutense. Pocos habían hecho caso de la recomendación del rector. Y aún quedaba la noche

“¿Quién paga esto?” “Estudiantes, qué valores expresamos. ¿No nos indigna? ¿No nos duele?”. Estas frases, acompañadas de fotos del campus, han sido lo primero que el rector Andradas ha publicado en sus redes sociales. “Otro San Cemento es posible”, insistía Andradas.

Más información