Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento aprueba el Comisionado de la Memoria Histórica con la abstención del PP

Los populares solicitan aplazar la votación al tener “dudas” sobre la naturaleza jurídica del órgano

Mauricio Valiente y Manuela Carmane durante el pleno de este miércoles.
Mauricio Valiente y Manuela Carmane durante el pleno de este miércoles.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles la creación de un Comisionado de la Memoria Histórica con los votos a favor de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos. El PP se ha abstenido tras un bronco debate en el que su portavoz, Pedro del Corral, ha llegado a pedir que la propuesta quedara sobre la mesa porque tenía “dudas” sobre la naturaleza jurídica del órgano colegiado. Del Corral solicitó aplazar la votación hasta que la asesoría jurídica del Ayuntamiento y la Intervención municipal presentaran sendos informes que respaldaran la propuesta. Ningún grupo le secundó. La alcaldesa, Manuela Carmena, ha destacado que en el ente estarán incluidas todas las sensibilidades, tal y como “expone la Ley de Memoria Histórica de 2007”, norma que el PP no aplicó en el tiempo que gobernó en la capital y que Del Corral ha calificado como “innecesaria”.

El representante del PP también ha criticado que el Comisionado vaya a costarle a los madrileños 59.000 euros, “tres veces más cara que la original”, haciendo referencia a los “famosos 17.999 euros” que se iban a pagar a la Cátedra de Memoria Histórica por asesorar al Gobierno municipal sobre las calles de nomenclatura franquista que se debían retirar. Un extremo que, según Del Corral, no habría sido necesario si el PSOE “hubiese mantenido su palabra de reprobar a Celia Mayer (concejal de Cultura)” por su “fracaso estrepitoso” en la aplicación de la ley. Bajo la responsabilidad de Mayer, se retiraron a finales de enero diferentes vestigios franquistas, alguno “fuera del ámbito de la ley”, según admitió el Ayuntamiento, que enmendó su “error” el 3 de febrero. El 30 de marzo, y a petición del PP, el pleno trató la reprobación de la edil, que fue rechazada gracias al apoyo del PSOE.

El gesto sirvió para que los socialistas y Ahora Madrid acometieran una nueva fórmula para aplicar la Ley de Memoria Histórica. Fue la portavoz municipal del PSOE, Purificación Causapié, la que propuso el Comisionado, cuya composición y funcionamiento han sido aprobados hoy. El órgano, que dependerá directamente de la alcaldesa, tendrá seis miembros: una presidencia (que asumirá la socialista Francisca Sauquillo mañana mismo, después de que Carmena la nombre por decreto), una secretaría (designada por la presidencia sobre el personal funcionario) y cuatro vocales a propuesta de cada uno de los grupos políticos con representación en el Consistorio. Los designados, sin embargo, no podrán ostentar cargo público alguno. El órgano comenzará a trabajar en las próximas semanas y podrán asistir, con voz pero sin voto, los concejales y el personal directivo al servicio de las Administraciones públicas o el personal experto que sea convocado.

Funcionamiento

Las personas que intervenga en las reuniones del Comisionado no tendrá retribución alguna por ello, como tampoco lo tendrán sus miembros, que solo cobrarán un máximo de 300 euros en concepto de dietas por cada reunión (se prevén al menos 25). El órgano se reunirá dos veces al mes, según fuentes municipales, y entre sus funciones estará la de emitir informes y dictámenes, proponer planes de actuación y elaborar propuestas que se elevarán al pleno, que es el órgano competente para aprobar las resoluciones.

La aprobación del ente, sin embargo, no ha estado exenta de controversia. Para Sofía Miranda, de Ciudadanos, la ley debe aplicarse “de una forma pausada, como dice la propia Sauquillo”. De esa manera, afirma, “se evitarán errores que pueden dar lugar a controversias”. Miranda ha asegurado no entender por qué no se se ha consensuado con el resto de grupos una norma que “alberga todas las sintonías”, según la alcaldesa. “Me da pena que sigamos discutiendo, de que nos seamos capaces de reconocer la palabra víctima, que fueron todos los españoles. En una guerra pierden todos”, ha subrayado Miranda, que ha pedido seriedad y sensibilidad antes de aplicar la ley. En el mismo sentido se ha mostrado, en su segunda intervención, Pedro del Corral (PP), que ha rechazado que la intención de su grupo sea revisionista o negacionista, tal y como le ha reprendido Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde. "Mientras Rita Maestre asaltaba capillas y Celia Mayer dabala patada a la puerta de propiedades ajenas, yo excavaba fosas", ha reprendido Del Corral.

"Superar errores"

Valiente ha lamentado que Del Corral “siga con la pelotera” porque es “la hora de superar las dificultades y los errores”. "Cuando hablamos del franquismo, ustedes se sienten aludidos", ha continuado dirigiéndose a la bancada del PP. “Nuestro deber es preservar la memoria de la represión y lo haremos. Acatamos la ley y haremos lo que nos corresponda. Punto y pelota. Es el PP el que no ha hecho absolutamente nada. Ustedes (al PP) insisten en la bronca y no van al fondo de las cosas”, ha subrayado el representante de Ahora Madrid. En su opinión, la comisión trabajará en cosas concretas, como cambiar el nombre de las calles con nomenclatura franquista o en un plan de memoria. Ha terminado con una reivindicación: “Nunca más olvido; nunca más impunidad”.

La portavoz socialista, Mar Espinar, ha celebrado también que “por fin” comience a aplicarse la Ley de Memoria Histórica, a la que califica de tener una “clara visión de concordia”. “Se trata de una herramienta de normalización que llega tarde, porque el PP no quiso aplicarla”, ha incidido. Ha subrayado que con Paca Sauquillo “no habrá sectarismo”. Así lo ha reconocido también el PP, que ha asegurado que la exdiputada socialista cuenta con su “voto de confianza”. Sin embargo, Espinar ha reprochado al PP que no se sume a la iniciativa, que en su opinión es “una oportunidad clara” para defender los derechos humanos. Dirigiéndose a Esperanza Aguirre, la edil socialista ha remarcado: “Se acabó perder el tiempo. No le gusta la Ley de Memoria Histórica. Es una ley y hay que aplicarla, no hay más”.

Más información