Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Manresa

La CUP promoverá esponjas y copas menstruales en lugar de compresas

El grupo municipal de Manresa instará al servicio de atención a mujeres comarcal que dé un ejemplar a cada joven

CUP Manresa
Imagen de archivo del Ayuntamiento de Manresa (Barcelona). Efe

La CUP de Manresa (Barcelona) quiere mejorar la salud sexual de las mujeres jóvenes de la localidad. Con esta premisa, el grupo anticapitalista llevará al pleno de este jueves una moción para instar al servicio de información y atención a las mujeres de la comarca a que tenga a disposición "métodos alternativos de recogida de sangrado" menstrual. Entre ellos, la formación propone copas menstruales, esponjas marinas y compresas de tela, en vez de los tampones y compresas industriales. El citado organismo también impartirá cursos sobre menstruación  para saber cómo tener "una buena relación entre la persona y su cuerpo", según el texto presentado.

Todo sobre la copa menstrual

Qué es. Es un recipiente en forma de campana que se introduce en la vagina y, como si fuera una copa, recoge el flujo menstrual. Hay dos tallas, en función de la edad de la usuaria y si ha sido madre.

Cuánto vale. Cuesta unos 30 euros y suelen venderla en las tiendas de productos naturales o en las tiendas de productos biológicos que han proliferado en las ciudades.

Cómo se usa. Al ser de silicona y por lo tanto flexible, se dobla para introducirla en la vagina, donde si queda correctamente colocada no se mueve. Para retirarla es necesario hacerlo con los dedos, vaciarla y limpiarla.

Cada cuántas horas se cambia. Cada cuantas haga falta, en función del flujo menstrual que se pierda y que varía según el día del ciclo. También se puede dormir con ella.

Cómo se limpia. Puede lavarse con agua y jabón neutro. Y al final de cada ciclo es recomendable hervirla.

"El ciclo menstrual está lleno de mitos". Esta es la tesis que defiende la formación, que justifica su propuesta con la falta de información que existe entre los jóvenes, sobre todo hombres. Los talleres que suelen dar cursos en los institutos están impartidos por empresas privadas, explica la formación en el documento. Por eso, añade, "muchos de los productos que promocionan son perjudiciales para la salud de las mujeres (tal y como se prescribe en los mismo productos), son insostenibles ecológicamente y con un precio excesivo para la necesidad, que es básica". 

La presidenta de la sociedad catalana de ginecología, Elena Carreras, defiende la medida. "Le veo un punto interesante porque es necesario mejorar al autoconocimiento corporal de la mujer", explica. Como doctora, Carreras recomienda sobre todo el uso de la copa menstrual porque "aunque es desconocida tiene muchas ventajas".

La medida está pensada para que se implante en el curso escolar 2016-2017. En el siguiente, el 2017-2018 la CUP propone estudiar la implantación en los citados cursos de otro método alternativo: el sangrado libre. Esta modalidad la defienden algunos colectivos feministas y, según la fisioterapeuta experta en la zona vaginal, Pilar Pons, consiste en la "retención del flujo menstrual para liberarlo a voluntad". "Es difícil porque requiere una musculatura vaginal muy fuerte y si no hay tradición es difícil contener, aunque como idea está bien", añade Pons.

La CUP tiene tres concejales de los 25 con los que cuenta el pleno de la localidad. El Gobierno municipal está formado por una coalición de CDC y ERC que el pasado enero pactaron que los republicanos entraran en el Ejecutivo después de haber alcanzado un pacto después de las elecciones municipales. 

Más información