Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo centro logístico de Mango amenaza a la ya colapsada C-17

El almacén se pondrá en marcha en mayo y activará a un millar de nuevos camiones diarios

Un tramo de la C-17, este martes, en el Vallès.
Un tramo de la C-17, este martes, en el Vallès.

La cadena de moda Mango pondrá en marcha el próximo mes de mayo su nuevo parque logístico de Lliçà d'Amunt (Vallès Oriental), desde el que se distribuirá la ropa de la marca a todo el mundo, con la única excepción de China. Aunque no empezará a funcionar a pleno rendimiento, se prevé que en una primera fase salgan cada día del almacén un millar de camiones que tendrán que pasar por la C-17, una carretera de titularidad autonómica que actualmente ya está saturada. Hace más de una década que los alcaldes vallesanos reclaman su ampliación.

Ayer mismo el alcalde de Lliçà d'Amunt, Ignasi Simon, tardó una hora y media en recorrer los 40 kilómetros que separan el municipio que gobierna hasta Barcelona a las diez y cuarto de la mañana. “El de Mango es un pequeño drama más porque la realidad es que la C-17 está colapsada y la actividad de la compañía agravará esa situación, pero no podemos frenar la actividad económica y la creación de empleo”, indicó ayer Simon. El alcalde explica que el municipio tiene pendientes de comercializar 10.000 metros cuadrados de superficie para los que ya hay empresas interesadas y que no paralizará la venta pese a las limitaciones de la vía, por la que llegan a pasar cada día una media de 62.000 vehículos entre Mollet y Lliçà de Vall.

Desde Mango consideran que es demasiado prematuro para ofrecer datos sobre expediciones diarias desde su futuro centro logístico, que aseguran que será pionero a nivel mundial, con la incorporación de las últimas tecnologías y robótica logística. Se acabarán invirtiendo 360 millones de euros. En una primera fase, su nave central contará con una superficie de 250.000 metros cuadrados y una capacidad para gestionar 75.000 unidades por hora. Simon explica que está previsto que en mayo se ponga en marcha una primera fase, cuando se despacharán las prendas colgadas. En septiembre, coincidiendo con la inauguración oficial del macrocomplejo, se empezarán a expedir prendas dobladas hacia tiendas de todo el mundo.

Cuando el centro funcione a pleno rendimiento saldrán cada día en torno a 3.000 camiones de gran capacidad de las instalaciones, que tendrán que pasar por la C-17, carretera que es titularidad de la Generalitat. De momento, sin embargo, se estima que ese tráfico se reduzca a un millar. Ayuntamiento y Mango están estudiando la posibilidad de establecer rutas nocturnas para reducir el impacto sobre la vía, aunque esa operativa depende también de los controles de aduanas que se instalarán en el complejo del grupo propiedad de la familia Andic. Mango ha pagado la construcción de dos rotondas de acceso al polígono y está planteando si financiar también un acceso directo a la C-17 en dirección a Barcelona.

Actuación en 2017

Los alcaldes de la comarca han demandado a la Generalitat desde hace más de una década la necesidad de ampliar la capacidad de la carretera, imposible primero porque se priorizaron otras infraestructuras y después porque no había dinero con el que financiar la obra. El Departamento de Territorio plantea ahora una actuación entre Parets del Vallès y Granollers, consistente en la habilitación de un tercer carril, aunque no se podrá iniciar hasta 2017. El coste ascenderá a entre 10 y 20 millones de euros.

Esa actuación es la propuesta barata para agilizar el tráfico sin necesidad de realizar grandes inversiones. La idea original era desdoblar la vía utilizando un nuevo trazado entre Mollet y Granollers, pero ese proyecto está congelado por su alto coste: unos 300 millones de euros.

La Xarxa C-17, que aglutina a alcaldes de municipios afectados y empresas, celebró en marzo una reunión en la volvió a reivindicar la necesidad de que la carretera gane fluidez y seguridad. En su plan de trabajo se han puesto como objetivo fiscalizar el proyecto provisional de la Generalitat para que no sufra un nuevo retraso.