Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joana Biarnés, la fotógrafa que pasó tres horas a solas con los Beatles

El documental "Una entre todos" narra la vida de la primera fotoperiodista de España

Joana Biarnés, tras la presentación del documental 'Una entre todos'.

Joana Biarnés (Terrassa, 1935) fue la primera mujer fotoperiodista de España. Una profesional que llegó a la fotografía gracias a su padre y que consiguió hacerse un hueco en un mundo, hasta el momento, reservado a los hombres. Su cercanía con los personajes a los que retrataba y su incansable búsqueda de "la foto" la llevaron al estrellato de la fotografía del que desapareció de un día para otro y sin dar explicaciones. Todo este proceso se narra en el documental sobre su vida Una entre todos, presentado este jueves en los cines Aribau de Barcelona, y que se podrá ver durante todo este mes en la sección El Documental del mes

"Yo nunca fui aficionada a la fotografía, entré en este mundo para ayudar a mi padre", relata Biarnés en los primeros minutos de documental. Ese padre que está presente a lo largo de toda la historia de su vida, que ella recuerda con cariño y que fue el principal impulso para no rendirse nunca. "Cuando me fui a Barcelona a vivir, porque Terrassa se me quedaba pequeña, mi padre solo me pidió una cosa: que nunca le hiciera bajar la cabeza. Y por eso he hecho lo que he hecho, para que estuviera orgulloso", recuerda Biarnés con lágrimas en los ojos.

Este documental no solo relata la vida de Biarnés, desde sus primeros pasos en el mundo de la fotografía ayudando a su padre en el estudio de revelado, a las grandes portadas en el diario Pueblo; sino que es la radiografía de una época en la que la mujer se tenía que abrir paso en un mundo gobernado por los hombres. "Hubo momentos difíciles, muy difíciles", recuerda, como la primera vez que hizo fotografías en un partido de fútbol. "Cuando salí al campo todos me empezaron a pitar. Vino el árbitro y me preguntó qué hacía ahí y le dije que instalarme para sacar fotos. Mientras tanto la grada gritaba "¡A fregar platos! ¿Qué pasa, buscas novio?".

Pero Biarnés supo sacar partido de estas dificultades. Fue la única fotoperiodista en colarse en el avión de los Beatles en su primera visita a España y en pasar más de tres horas con ellos en su habitación del hotel Avenida Palace de Barcelona. También fue la única capaz de engañar a Roman Polansky en una de sus visitas a Marbella para fotografiarlo sin que él lo supiera. Buscando siempre "la foto", como le había enseñado su padre, Biarnés logró sacar lo mejor de los personajes que retrataba y con alguno como Raphael, el Cordobés o Serrat llegó a trabar una gran amistad.

Tras 22 años trabajando como fotoperiodista, Biarnés dejó la cámara de un día para otro al ver hacia donde iba la profesión. "Yo había hecho un fotoreportaje a un superviviente de cáncer que ayudaba a otros enfermos con terapias y cuando llegué a la redacción me dijeron: Eso no se publica, eso no vende. Y me sacaron una carpeta con fotos de Lola Flores y sus hijas disfrazadas de Reyes Magos. "Esto, esto es lo que vende", me dijo el jefe", recuerda.

Pero este incansable "terremoto", como la define su hermana, no se dio por vencida y se reinventó en cocinera. "La cocina siempre ha sido una pasión paralela al periodismo", y con ese cariño y arrojo que la caracterizan, Biarnés abrió en Ibiza el restaurante Cana Joana, que en poco tiempo se convirtió en un referente gastronómico de la isla.

Joana Biarnés y su cámara fueron testigos de una época de cambio en la historia de nuestro país, una época que supo captar en las miles de instantáneas que aun guarda en su casa y que se muestran en este documental.