Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si fracasa la reforma constitucional habrá que buscar otra solución”

El líder de los socialistas catalanes descarta que vaya a pactar el referéndum con Podemos

El primer secretari del PSC, Miquel Iceta.

Miquel Iceta (Barcelona, 1960) se caracteriza por su habilidad negociadora, pero los vaivenes del PSC con el “derecho a decidir” aún alteran a algunos dirigentes territoriales del PSOE.

Pregunta. ¿Tiene el PSC enfadados a los barones.
Respuesta. No me lo parece. Cuando hablo con ellos estamos de acuerdo en lo fundamental: que hay que hacer una reforma de la Constitución, que España ha de ser un Estado federal y que lo que proponemos lo acordamos en Granada en 2013.

P. En el comité federal del sábado algún dirigente territorial le instó a negar por tres veces que el PSC no pactaría un referéndum con Podemos.
R. No hace falta negarlo tres veces porque tres veces escrito está: en el programa electoral socialista, en la resolución del comité federal del 28 de diciembre y en el acuerdo con Ciudadanos. Nadie puede pensar que nos vamos a saltar esos compromisos.

"Una mayoría de españoles y catalanes quiere renovar el pacto constitucional"

P. Carme Chacón y usted han propuesto la solución canadiense para Cataluña si la reforma constitucional no fuese aprobada allí, de forma que se haga una ley para pactar el referéndum. Eso también levanta ampollas en el PSOE.
R. ¿Por qué nos tenemos que poner en un escenario de derrota y de que fracasará nuestra propuesta? ¿Alguien les pregunta a los independentistas qué harán si fracasan en su intento? Una mayoría de catalanes y españoles quieren renovar el pacto constitucional.

P. ¿Y si no fuera así?
R. Habría que buscar una solución legal y acordada. Si fracasa el acuerdo que proponemos los socialistas, buscaremos otro.

P. La necesidad de incorporar al PP hace presagiar que, si se produce la reforma constitucional, no sería de gran calado. ¿Eso lo votarían los catalanes?
R. Estoy convencido. Los catalanes prefieren un buen acuerdo a la situación actual, pero ha de ser ambicioso e inteligente, digno de ser votado en Cataluña y en España.

P. ¿Los que le critican lo hacen porque es primer secretario del PSC o porque defiende el liderazgo de Pedro Sánchez?

“Yo no uso  la expresión ‘derecho a decidir’ porque no es clara”

R. Algunos pueden tener algún recelo con que se hable de posiciones que no comparten, pero no creo que sea por una cosa ni por la otra. Todos somos conscientes de la importancia del momento.

P. En el PSC aún hay voces que reclaman el llamado “derecho a decidir”.
R. Nadie sabe lo que quiere decir eso. El derecho de autodeterminación existe pero no es de aplicación en Cataluña y si se habla de referéndum hay que decir de qué se quiere preguntar. Cada vez soy más picajoso en los términos.

P. El programa del PSC de 2012 defendía el “ejercicio del derecho a decidir a través de un referéndum o consulta acordado en el marco de la legalidad”.
R. ¿La reforma constitucional es una consulta legal y acordada? Yo creo que sí. Lo que el PSC dice ahora no es tan distinto de lo de entonces. Yo no uso la expresión “derecho a decidir” porque no es clara, igual que cuando ahora alguien pide el referéndum le digo que concrete la pregunta y la respuesta.

Iglesias pecó de optimismo. Domènech y yo no vamos a areglar un problema estancado desde 2010

P. ¿Se equivocó Pablo Iglesias al encargarle a usted y Xavier Domènech (En Comú Podem) que pactasen una salida al referéndum sobre Cataluña?
R. No. Expresó un buen deseo, pero pecó de optimismo. Un problema que lleva estancado desde 2010 no lo vamos a resolver dos personas. Va a requerir tiempo y un esfuerzo de negociación de los partidos e instituciones catalanas y españoles. Sería un error ceñir la situación catalana a un pacto de investidura.

P. Por lo que dice, no parece que vaya a solucionar nada su reunión con Domènech.
R. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias acordaron que sería un acuerdo a tres y nosotros somos dos. Podemos hacer aportaciones útiles, pero no se va a pactar el referéndum. Lo sabe todo el mundo, desde que Iglesias lo puso sobre la mesa la noche del 20 de diciembre y el comité federal del PSOE lo negó ocho días después.